Qué ver en Segura de Toro (Valle del Ambroz)

Segura de Toro es una caja de sorpresas en forma de pequeño pueblo del Valle del Ambroz. No os dejéis engañar por sus reducidas dimensiones, por el hecho de que su población no llegue a los doscientos habitantes o por no ser precisamente el municipio más conocido de la comarca, porque el sitio bien merece que le deis una oportunidad. Y, para convenceros de ello, os hemos preparado este post en forma de guía con todo lo que ver y hacer en Segura de Toro.

Arquitectura tradicional en Segura del Toro

Un pueblo de origen celta

Los expertos piensan que Segura de Toro es un pueblo de origen vetón, ya que en los alrededores han aparecido muchos restos arqueológicos que van en esa dirección. El más destacado, sin lugar a dudas, es el famoso toro de piedra que da nombre al municipio.

Segura de Toro tiene la particularidad de que se visita de arriba a abajo. Normalmente se deja el coche en la carretera y poco a poco se va descendiendo por sus calles, en un recorrido que se hace tranquilamente en un par de horas. Eso si, cuidado si os paráis en alguno de los bares de la plaza, porque en ese caso la visita puede prolongarse más de la cuenta.

Merece la pena ir por su sorprendente patrimonio (del que en seguida hablaremos), por las buenas vistas que hay hacia el entorno y por ser un pueblo diferente. Sí, forma parte del Ambroz con todas las de la ley, pero quizá sea el municipio con más personalidad de cuantos forman el valle. Si a eso se le suma la irremediable atracción que ejerce la cultura celta hacia cualquier viajero con un mínimo de curiosidad por la historia, se da el caldo de cultivo perfecto para poder hablar de una visita más que interesante.

Calles de Segura del Toro

Turismo en Segura de Toro

Castillo templario

El primer elemento destacado que veréis en Segura de Toro es su Castillo templario. Se trata de una fortaleza defensiva construida a finales del siglo XII por la Orden del Temple, con la intención de ser un punto de vigilancia permanente para la transitada Vía de la Plata.

Aunque el castillo no ha podido resistir al paso del tiempo, la fortificación ha llegado hasta nuestros días manteniendo sus torres y su recinto amurallado en un estado de conservación más que digno. Desde luego, pocas construcciones hay así en muchos kilómetros a la redonda.

Castillo templario de Segura del Toro
Restos del castillo templario de Segura del Toro

Iglesia de San Juan Bautista

No muy lejos del castillo está la Iglesia de San Juan Bautista, un templo de origen renacentista que también es de lo mejorcito de la zona. La fachada está muy restaurada, pero si os fijáis en el acceso y en su pequeña escalinata de acceso descubriréis un lugar de culto de muy alta factura. Dicen que en el interior hay buenas tallas de madera, pero cuando nosotros fuimos estaba cerrada.

Entrada a la Iglesia de San Juan Bautista en Segura del Toro

Torre campanario

Al sur de la iglesia se encuentra su Torre campanario. Técnicamente son la misma cosa, pero nos gustó tanto que no hemos podido evitar dedicarle unas líneas aparte. Las enormes rocas de granito de su base parecen indestructibles, dando a la torre una fortaleza visual que seguramente haya sido responsable en gran medida de haber llegado hasta nuestros días.

Si subís las escaleras podréis tener acceso a una excelente panorámica.

Toro de piedra

Vamos ya a hablar de la auténtica rock star del pueblo: un toro de piedra responsable de dar nombre al pueblo. Es una escultura vetona que fue tallada en granito allá por el siglo VI antes de Cristo, la cual fue encontrada en los alrededores.

Sinceramente, no sabemos si la que se expone en la plaza es la original o una réplica, ya que al parecer fue donada a un museo de Cáceres capital. En unos blogs hemos leído una cosa y en otros la contraria, así que confiaremos en que con el paso del tiempo algún lector nos resuelva la duda y podamos actualizar el post.

Este enorme verraco de piedra tiene muchas historias alrededor. En unas se afirma que lo intentaron abrir por si en el interior albergaba riquezas, en otras que lo tiraron al río por considerarlo símbolo de mal augurio. Sea como fuere, ha conseguido llegar hasta nuestros días y convertirse en el emblema de Segura de Toro.

Toro de piedra de Segura del Toro

Otras esculturas

El toro de piedra del párrafo anterior no es la única escultura que hay en la Plaza Mayor de Segura de Toro, pues junto a él hay otro verraco (de reducidas dimensiones) y un guerrero celta. Misma cosa: no sabemos si son réplicas o las originales. En cualquier caso, se agradece poder visitar este mini-museo de escultura al aire libre.

Esculturas en Segura del Toro

Ayuntamiento

Que nadie se vaya del lugar sin contemplar la Casa Consistorial de Segura de Toro, pues es una auténtica maravilla. Puede que en las guías de viajes siempre muestren la escultura celta, pero este edificio también se merece sus quince minutitos de gloria. Hecho en piedra, sus característicos tonos dorados, su torre central y el pequeño reloj con el que esta está rematada hacen de él una construcción sensacional.

Ayuntamiento de Segura del Toro

Mirador al valle

Todo el pueblo es un mirador natural al Valle del Ambroz. No solo miréis al entorno desde el aparcamiento o desde la Torre campanario: hay que ir siempre con los ojos bien abiertos y aprovechar cada huequecito para echar un ojo a los alrededores. Os prometemos vistas muy llamativas y rincones con mucho encanto.

Castaños del Temblar

Segura de Toro es conocida también por tener dos de las mejores rutas para hacer senderismo de todo el Valle del Ambroz. La primera de ellas es la que lleva a los Castaños del Temblar, un espacio natural único en el que podréis visitar cinco enormes castaños centenarios a la vera del Arroyo del Temblar. Una ruta fácil y sencilla que no podéis dejar de hacer.

Lagares celtas

El otro gran sendero imprescindible de Segura de Toro es el que lleva a los Lagares celtas. En algo más de una horita llegaréis a un buen puñado de restos arqueológicos que no harán sino despertar vuestras ganas de ampliar conocimientos sobre la cultura celta.

Piscinas naturales

Para terminar, recomendaros ir a echar el rato a las clásicas piscinas naturales de Segura de Toro. En este caso, el pueblo no tiene una sino dos, algo que da buena cuenta de la abundante presencia de agua que hay en el entorno.

Piscina natural en Segura del Toro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *