Qué ver en Mogarraz, el pueblo de la Sierra de Francia con 388 caras

Mogarraz es uno de esos pueblos con una personalidad única. En él podéis encontrar calles de trazado irregular que están repletas de casas con entramados de madera en sus fachadas, infinitas plazas llenas de color y una excepcional iglesia. Sin embargo, si por algo es conocido en los últimos tiempos Mogarraz es por el proyecto Retrata2/388, que hace que sea conocido como “el pueblo de las caras”. Seguid leyendo y os contamos más sobre esta iniciativa y sobre todo lo que ver y hacer en este precioso rincón del sur de Salamanca.

El destino más auténtico de la Sierra de Francia

Puede que no sea tan famoso como La Alberca, pero Mogarraz no tiene nada que envidiar a otras localidades del Parque Natural de Las Batuecas – Sierra de Francia. De hecho, no solo ofrece al viajero la misma arquitectura con entramados de madera, tejados con grandes alerones y balcones llenos de flores, sino que encima lo hace con un estilo propio en el que el granito está aun más presente. Todo ello sin estar tan concurrida de turistas como otros destinos de la zona, haciendo que la experiencia sea aun más auténtica.

Hablando de autenticidad, la artesanía es una de las señas de identidad de Mogarraz. Por doquier veréis talleres, estudios, tiendas o simples paneles informativos en los que se ponen en valor actividades como el bordado, la peletería o la herrería.

Visitar Mogarraz implica perderse en infinitas calles irregulares con vocación de laberinto, aderezadas con más cuestas de las que suelen ser agradables para el viajero. Sin embargo, os aseguramos que el esfuerzo merece la pena, ya que es una localidad fascinante.

Turismo en Mogarraz

Plaza Mayor

El espacio de más entidad en Mogarraz es su excepcional Plaza Mayor. Pese a que no tenga la forma más típica del mundo (es una especie de trapecio), nada impide que sea considerada una de las más bellas de la Sierra de Francia. En ella hay edificios que muestran todo el potencial de la localidad con un simple vistazo. Además, gracias a su hostelería, en la plaza hay siempre un ambiente excelente.

En un rinconcito de la plaza está la Casa-Museo de las Artesanías, que no solo pone en valor la actividad de los artesanos del pueblo sino que también opera como Oficina de Turismo.

Por cierto, no solo en la Plaza Mayor, sino en todo el pueblo, existen muchos paneles informativos hablando de los diferentes oficios tradicionales que se han desempeñado en Mogarraz desde hace ya muchas generaciones. Os recomendamos buscarlos y leerlos, pues son muy interesantes.

Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves

Justo encima de la Plaza Mayor está la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, el principal edificio religioso de Mogarraz. Está partido en dos: por un lado tiene la nave, un auténtico mazacote; y por otro la Torre de las Campanas, justo en la calle de al lado.

La Plazuela del Camarín o la Plaza del Solano son dos excelentes lugares para disfrutar de la arquitectura popular de Mogarraz. Ya hemos dicho varias veces en este artículo lo que se puede encontrar en el pueblo, pero no nos cansamos de mencionar lo muchísimo que nos gustan las casas con entramado de madera y grandes balcones.

Pasead sin rumbo (aunque teniendo siempre como referencia la Plaza Mayor, ya que si no os acabaréis perdiendo) y descubriréis muchos rincones con encanto.

Retrata2/388

Mogarraz es un pueblo muy vivo. La mejor muestra de ello es que su principal recurso turístico es relativamente reciente. Nos referimos al proyecto Retrata2/388, una sorprendente iniciativa que ha llenado de retratos las fachadas de prácticamente todas las casas de la localidad. El pintor Florenzo Maíllo recuperó del archivo fotográfico municipal una serie de 388 fotografías de 1967, cuando el fotógrafo Alejandro Martín Criado hizo una foto de cada vecino para el carnet de identidad.

Actualmente se conoce a Mogarraz como “el pueblo de las caras”. La verdad, nos parece una iniciativa sensacional, aunque no vamos a negar que es un poco melancólica.

Fuente Arriba

La abundancia de agua en la zona se refleja en Fuente Arriba, una bonita fuente en la parte alta del pueblo. No sabemos si será una costumbre muy arraigada, pero vimos a unos viajeros pedir un deseo y tirar una moneda a la fuente. Nos asomamos y su lecho estaba lleno de monedas, así que suponemos que será típico en el pueblo.

Ermita del Humilladero y Calvario

Para terminar, en las afueras de Mogarraz podéis encontrar tanto la Ermita del Humilladero como un Calvario del siglo XVII. Están a los pies de la carretera, en dirección a Miranda, y son una estupenda manera de despedirse de uno de los pueblos más interesantes de la Sierra de Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.