Qué ver en Miranda del Castañar, el recinto fortificado de la Sierra de Francia

Visitar Miranda del Castañar es sinónimo de acudir a uno de los recintos fortificados más impresionantes de la provincia de Salamanca. Sus muros, sus puertas y la prominente figura de la torre del castillo destacan en el horizonte, gracias también a la excelente ubicación del pueblo en la cima de una pequeña colina. En este artículo os enseñamos qué ver y qué hacer en un lugar tan increíble.

Una plaza inexpugnable

Conjunto Histórico-Artístico desde 1973, Miranda del Castañar es uno de los destinos más destacados de la Sierra de Francia, de la provincia de Salamanca e incluso de Castilla y León. Surgió bajo el manto de la Orden de San Juan, creció gracias a que Alfonso IX de León la convirtió en capital de la comarca y con el paso de los siglos fue pasando de mano en mano, hasta que finalmente acabó formando parte de las posesiones de la Casa de Alba.

Entre unos y otros se encargaron de configurar un impresionante recinto amurallado, de esos tan inspiradores en los que parece que la Edad Media nunca terminó del todo. Su silueta es preciosa, pero el paseo por su interior no se queda atrás. De hecho, más allá de contemplar edificios concretos, lo mejor que se puede hacer en Miranda del Castañar es recorrer su casco histórico sin rumbo fijo.

Como ya vimos en otros pueblos de la Sierra de Francia, la localidad está preparada a las mil maravillas para recibir viajeros. De hecho, la visita no podría ser más sencilla, ya que justo a la entrada a las murallas hay un gran aparcamiento gratuito. Por si eso fuera poco, junto a él hay un pequeño kiosko que hace las veces de Oficina de Turismo.

Turismo en Miranda del Castañar

Recinto amurallado

Las murallas de Miranda del Castañar son motivo más que suficiente para hacer una visita al municipio. De hecho, se ha mantenido prácticamente intacta desde que fuera erigida en el siglo XIII, algo que no es nada común en la Península Ibérica.

Por un lado, sus cuatro puertas son las mismas que siempre han estado allí: la Puerta de San Ginés, la Puerta de la Villa, la Puerta del Postigo y la Puerta de Nuestra Señora de la Cuesta. Cada una tiene sus particularidades y todas están muy a mano, por lo que merece la pena visitarlas todas.

Además, los propios muros son una pasada. Ya sea desde lejos, al cruzar las puertas o caminando bajo ellos, bien merecen un ratito para que os fijéis en sus dimensiones y en su excelente estado de conservación.

Castillo

Justo en la entrada principal del recinto fortificado, dando la bienvenida al viajero (o al invasor), está el Castillo de Miranda del Castañar. Aunque no puede visitarse por dentro, su figura es imponente y su estado de conservación es más que destacable.

Esta construcción parece una de las más antiguas del pueblo, e incluso podría situarse en ella su origen. Eso sí, el edificio actual data del siglo XIV y de reformas posteriores.

Por cierto, al Castillo se accede desde la Plaza Los Toros, otrora plaza de armas de la fortaleza. Es uno de los espacios abiertos más bonitos de la localidad, recibiendo ese nombre por ser el espacio en el que (lamentablemente) se celebran las corridas de toros de Miranda del Castañar.

Alhóndiga (Ayuntamiento)

Al ladito del Castillo, justo antes de entrar en el recinto amurallado, está la antigua Alhóndiga. Lo que antaño fue uno de los puntos calientes del comercio en la Sierra de Francia, siendo no solo almacén de grano sino también espacio para realizar todo tipo de transacciones, hoy en día es la sede del Ayuntamiento de Miranda del Castañar.

Iglesia de Santiago y San Ginés

Recorriendo ya el área intramuros, si camináis por la calle principal llegaréis de manera casi inmediata a la Iglesia de Santiago y San Ginés, un bonito templo gótico construido entre finales del siglo XIII y comienzos del XIV.

Torre de las Campanas

A su lado está la Torre de las Campanas. El templo y la torre no están unidos, algo que sorprenderá a muchos viajeros pero que es más que habitual en esta zona de Salamanca. Hay una curiosa historia sobre este edificio, pues al parecer fue sufragado por los vecinos del pueblo (incluyendo las campanas) para que pudiesen anunciarse muertes, situaciones de peligro o simplemente se les convocase a reuniones. Una red social en toda regla.

Cárcel Real

La importancia que tuvo Miranda del Castañar queda reflejada en la presencia de edificios otorgados y/o gestionados directamente por la corona, como es el caso de la Cárcel Real. Está en una de las esquinas de la Plaza de la Iglesia, y en su fachada se puede ver un enorme escudo de piedra.

Como ya hemos dicho en la introducción del post, la mejor actividad posible en Miranda del Castañar consiste en perderse y descubrir poquito a poco sus innumerables rincones con encanto. Teniendo siempre presentes sus arterias principales, como la céntrica Calle Derecha o la coqueta Ronda Nocturna, os recomendamos explorar hasta el más pequeño callejón que se abra ante vosotros.

Así es como podréis llegar hasta construcciones de lo más singulares, como la Casa del Peso, la Casa del Escribano o la Casa de las Carnicerías, además de un sinfín de casitas privadas que hacen que sea un conjunto con mucho encanto.

Paseo extramuros

Al igual que os recomendamos pasear por el interior del pueblo, también os recomendamos franquear cualquiera de sus cuatro puertas y caminar por el exterior, en un bonito paseo entre la murallas y los olivos cercanos. Es una de las zonas más agradables de Miranda del Castañar.

Si hacéis esto id atentos, pues en medio del olivar emerge la figura de la Ermita de la Virgen de la Cuesta, la patrona de la localidad.

Ermita del Humilladero

Hablando de ermitas, y ya terminando la visita, junto al aparcamiento principal que hay a las afueras del recinto amurallado está la bonita Ermita del Humilladero. Un excelente aperitivo (si lo veis al principio) o broche de oro (si es al final) para uno de los destinos más interesantes de toda Salamanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 ideas sobre “Qué ver en Miranda del Castañar, el recinto fortificado de la Sierra de Francia”