Qué ver en Lesaka, un pueblo de cuento en la comarca de Cinco Villas (Navarra)

Ubicada al norte de Navarra, en el corazón de la comarca de Cinco Villas, Lesaka es uno de esos pueblos perfectos para protagonizar la portada de una guía de viajes. En él disfrutamos de una excursión de medio día sensacional, gracias a su bonito casco histórico, su impresionante patrimonio religioso y lo bien que están ambas cosas integradas en el entorno. En este artículo os vamos a enseñar qué ver en esta bonita localidad navarra.

El encanto de antaño resistiendo a la industrialización

Lesaka es un sitio especial, en buena medida debido a su ubicación. Sobre ella podríamos decir muchísimas cosas: pueblo de frontera (a escasos kilómetros de Francia), cercana a la guipuzcoana Irún, en el corazón de la comarca de Cinco Villas, geográficamente integrada en los Pirineos Atlánticos…

Pese a su carácter montañero y la tranquilidad de sus calles, Lesaka es hoy en día uno de los motores industriales de la Comunidad Foral de Navarra. No obstante, ese desarrollo económico no ha modificado ni un ápice el centro histórico de la localidad, que hoy en día es una joya digna de ver. No en vano, en todas las campañas turísticas en las que se menciona Lesaka se la presenta como la auténtica adalid del encanto de antaño.

¿Qué podéis esperar de Lesaka? Un montón de caseríos excelentemente conservados, iglesias que son de lo mejorcito de Navarra, leyendas, buenos sitios en los que comer e incluso canales, que sirven para que los más atrevidos la cataloguen como la Pequeña Venecia navarra.

La visita se hace en medio día con toda la calma, siendo un buen destino para combinarse con un paseo por la montaña o con alguna otra excursión de las Cinco Villas.

Visitas imprescindibles en Lesaka

Casco histórico

Lo primero que hay que destacar de Lesaka es el conjunto. Es un pueblo muy bien conservado, en el que el paso del tiempo parece haberse detenido. En sus calles encontraréis decenas de excelentes ejemplos de la arquitectura civil y religiosa de los pueblos de montaña navarros, a lo largo de un casco histórico en el que se cuida hasta el último detalle.

Un paseo sin rumbo por Lesaka sería más que suficiente para pasar un día sensacional. Podemos hablar de puntos concretos (de hecho, lo vamos a hacer más adelante), pero queremos insistir en la belleza del pueblo en su totalidad.

Pillirik

Aunque son varias las columnas y cruceros de piedra que encontraréis en Lesaka, destaca por encima de todos el Pillirik. No porque sea distinta al resto, sino por la historia que tiene detrás: al parecer, era el lugar en el que el pueblo ejercía justicia… de la manera más dura. Si alguien blasfemaba, robaba o cometía cualquier otro acto sancionable, se le colgaba a la columna de la lengua. No había piedad ni para los niños, que en ocasiones eran atados ahí cuando su actitud era mejorable.

Iglesia de San Martín de Tours

El edificio más destacado de Lesaka es la Iglesia de San Martín de Tours, considerada una de las más importantes de toda Navarra. Su construcción se prolongó entre los siglos XVI y XVIII, por lo que tiene detalles arquitectónicos de diversos movimientos artísticos.

Convento de Nuestra Señora de los Dolores

El segundo gran edificio religioso es el Convento de Nuestra Señora de los Dolores, construido a finales del siglo XVIII gracias a las donaciones de un indiano de Pasajes. En su momento el conjunto era enorme, pero hoy en día solo se conserva la iglesia.

Ermita de San Salbatore

A las afueras del pueblo (¡muy a las afueras!) está la Ermita de San Salbatore. Está al pie de la carretera, de camino al Puente de Bereau, y hay referencias a ella desde hace al menos tres siglos.

Zabaleta, Minddureneay otras casas-torre

Son muchas las casas-torre presentes en Lesaka. Mencionarlas todas haría que este post fuese infinito, por lo que una vez más os emplazamos a recorrer el casco histórico e ir descubriéndolas poco a poco.

En cualquier caso, no podemos dejar de mencionar la Torre Minddurenea (el edificio más antiguo de Lesaka), la Casa de Juanamenea (en la que vivía el obispo) o el Palacio Bordinea, uno de los edificios más pomposos del pueblo.

También merecen una mención la Torre de Zabaleta (un buen ejemplo de arquitectura defensiva medieval) y el Palacio Joanedrenea (del siglo XVII).

Canales

Lesaka está bañada por el río Onin, a lo largo del cual se han dispuesto hasta veinte canales distintos. Con ellos se aseguraba y se asegura el suministro de agua por todo el pueblo, además de poder construir edificios de labor como el Molino Erdiko Errota.

A nosotros la denominación de Pequeña Venecia nos parece excesiva, pero no vamos a negar que los canales hacen que Lesaka tenga aun más encanto.

Estación megalítica de Agiña

Si vais con tiempo de sobra, quizá os interese hacer una ruta por las afueras de Lesaka e ir a ver la Estación Megalítica de Agiña. En ella encontraréis hasta tres senderos circulares, en los cuales podréis conocer no solo restos de época preshitórica, sino también ver un monumento de Jorge Oteiza e incluso caminar por las antiguas vías del tren.

Fiestas de Lesaka

Para terminar, hay tres eventos que bien haríais en visitar si tenéis ocasión. El primero de ellos es los Sanfermines, que son vividos con igual o mayor fervor que en Pamplona.

También es interesante el Domingo de Carnaval o Zaku Zaharrak, en el cual hasta veinte mozos de la villa pasean por ella golpeando a los asistentes con una vegija de cerdo.

Para terminar, en noviembre se celebra la Feria de Otoño, a la cual acude la flor y nata de las Cinco Villas para comerciar con ganado, artesanía o productos gastronómicos. Recoge la herencia de una feria de ganado que se celebra desde 1499 por privilegio real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *