Qué ver en la parte alta de Argel

Pese a que Argel es una ciudad costera, la mayor parte de su superficie se encuentra construida sobre zona alta. Eso es algo que se percibe desde antes de bajarse del avión: es una ciudad enorme y que extiende sus edificaciones por los montes de los alrededores. Por eso, aunque la parte turística está más volcada en la cosa, en este post os vamos a enseñar qué ver en la parte alta de Argel.

No son destinos que estén uno al lado del otro, sino que os tocará patear la ciudad (o, en su defecto, utilizar taxi). Por eso, os enseñamos las cosas en forma de lista.

Basílica de Nuestra Señora de África

Empezamos por el edificio que más lejos está de todo. Para llegar, lo más fácil es que paréis a un taxista que os dé buenas sensaciones y arreglar con él un precio por llevaros hasta allí, esperaros y dejaos de vuelta donde os recogió (máximo 10 o 15€ en total, siempre pagad al final).

Conocida oficialmente como Basílica Menor de Nuestra Señora de África, se trata de un impresionante templo inaugurado en 1872 tras casi medio siglo de construcción. Merece la pena que lo recorráis con mimo y que os fijéis en todos los detalles, que no son pocos.

Nos parece uno de los templos cristianos más bonitos que hemos visto hasta la fecha, no solo por el edificio en sí mismo sino por su excelente ubicación en una montañita que da directamente al mar Mediterráneo. Dicen que está exactamente opuesta a la Basílica de Notre-Dame de la Garde, en Marsella.

Os recomendamos visitarlo justo antes de que se ponga el Sol, ya que así podréis verlo tanto con luz natural como con la iluminación que le ponen por las noches. Además disfrutaréis de la puesta de Sol con unas vistas inmejorables de Argel.

Museo Nacional del Bardo

El museo más destacado de la ciudad está un poquito alejado del centro, en la zona alta, pero merece la pena ir hasta él. Y es que se encuentra en uno de los edificios más bonitos de la ciudad. Os guste el tema del museo o no (la prehistoria), os recomendamos ir para recorrer las diferentes estancias del palacio en el que se exponen las piezas.

Catedral del Sagrado Corazón de Argel

Inaugurada en 1956, fue consagrada como la Catedral de Argel tras la reconversión de la antigua catedral en mezquita (lo que hoy es la Mezquita de Ketchaoua fue hasta mediados del siglo XX la Catedral de San Felipe). Más allá de asuntos religiosos, llama la atención por el vanguardista diseño que Paul Herbe y Jean Le Couteur le dieron al edificio inspirándose en el Evangelio de Juan. A nosotros nos recuerda un poco a una central nuclear.

Comer o cenar en un restaurante con vistas a la bahía

Estando de acuerdo en que el turismo no ha sido una de las prioridades de los argelinos en los últimos cien años, eso no impide que sepan cuándo algo es bonito y cuándo no. Por eso, ya que estáis en la zona alta de la ciudad, os recomendamos que busquéis un restaurante con vistas a la bahía y comáis o cenéis acompañados de una panorámica inolvidable.

Seguramente los precios serán algo más caros que en la zona baja o que en la Casbah, pero igualmente serán mucho más baratos que en España. Hay varias zonas para comer, os recomendamos el Boulevard Colonel Bougara o la Avenida Mustapha Ali Khodja.

El Biar, la zona residencial tranquila de Argel

Aunque técnicamente no forma parte de Argel, ya que es un municipio independiente, el crecimiento urbano le ha convertido de facto en una área más de la capital. Podría definirse como la «zona residencial tranquila», donde viven los europeos que trabajan en la ciudad y los argelinos de clase media-alta.

No está nada enfocada al turismo, pero os recomendamos ir allí (mediante taxi o autobús) y recorrer su calles. Encontraréis mezquitas, plazas con bellas cafeterías en las que tomar un té, parques y muchas más cosas, todo ello en un entorno seguro y que os permitirá acercaros al modo de vida real de Argel.

Si nos hacéis caso y vais allí, no podéis perderos el Balcón de San Rafael, un mirador sobre los acantilados desde el cual tendréis una de las mejores y más completas panorámicas de la bahía de Argel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *