Qué ver en Gascones, el pueblo en el que la Guerra Civil solo dejó una casa el pie

Gascones es un pequeño pueblo de la Sierra Norte de Madrid. Posiblemente es uno de los menos visitados, lo que a la vez lo convierte en todo un desconocido para el viajero medio. Y es una pena, porque su casco histórico está repleto de edificios interesantes e historias enriquecedoras. En este artículos os mostramos qué ver y qué hacer en esta bonita localidad de serranía.

Origen francés, destino trágico

Se dice que el nombre de Gascones viene dado por sus primeros pobladores: franceses, que vinieron a la zona para colaborar en su repoblación en plena Edad Media. La economía se cimentó en la agricultura y la ganadería, actividades que a día de hoy siguen muy presentes.

Con menos de 200 habitantes, Gascones es un lugar en el que el tiempo parece haberse detenido. Esta expresión no suele ser literal, pero en este caso hay un periodo que lo cambió todo: la Guerra Civil Española. Durante ese brutal conflicto, solo un edificio permaneció en pie (más abajo os enseñamos cual es y cómo visitarlo).

Sin embargo, el ser humano puede hacer cosas increíbles cuando se lo propone, así que el pueblo fue reconstruido respetando su arquitectura original, utilizando piedra y teja árabe en prácticamente todas sus edificaciones.

Puede que Gascones no sea el sitio más turístico del mundo, pero es una parada obligada si queréis conocer de verdad la Sierra Norte de Madrid.

Turismo en Gascones

Iglesia de Santo Tomás Apóstol

Os recomendamos empezar la visita por la Iglesia de Santo Tomás Apostol. Su reconstrucción llevó más de cinco décadas, ya que los trabajos en la torre del campanario no terminaron hasta los años 90 del siglo XX. Tiene planta de cruz latina, el acceso está protegido por un tejadillo y su silueta está claramente marcada por su espadaña.

Arquitectura popular

Aunque el pueblo se viniese abajo por culpa de los combates de la Guerra Civil, lo cierto es que el paseo por sus calles sigue siendo igual de interesante. Podéis ver un montón de edificios que son 100% sinceros con la tradición y las costumbres arquitectónicas de la zona. Nuestro espacio favorito, sin lugar a dudas, es la Plaza Mayor, que cuenta con una bonita fuente y está rodeada por casitas la mar de adorables.

Antigua Casona Tradicional

Como ya hemos dicho, solo queda un edificio original en Gascones. Es una Antigua Casona Tradicional que está en el extremo norte del pueblo, al ladito de la iglesia y justo detrás del Bar Canopus. Es un edificio muy sencillo, de orígenes humildes, que tenía anexo un cobertizo que se ha derruido. Su estado actual es preocupante, ojalá sus dueños se pongan las pilas y le den algo de cariño o se perderá para siempre este pedacito de la historia de la Sierra Norte.

Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Gascones está en la pequeña Plaza de la Constitución, a los pies de la carretera M-636. Es un buen representante de las casas consistoriales de la Sierra Norte.

Potro de Herrar

El Potro de Herrar de Gascones nos produjo sensaciones encontradas. Por un lado os diríamos que merece la pena visitarlo, ya que es un buen ejemplar de este tipo de estructuras (utilizadas para trabajar al ganado). Sin embargo, nos lo encontramos absolutamente rodeado de coches, con uno incluso aparcado entre los palos del cobertizo que le protege. Una pena.

Noria de Sangre

De lo que no tenemos ninguna queja es de la Noria de Sangre, una estructura que es muy frecuente en otras zonas de España pero que en la Sierra Norte es una auténtica rareza. Se trata de una noria pensada para extraer agua de un pozo utilizando tracción animal (de ahí el nombre). Para ponerla en valor, se ha mantenido la estructura e incluso se ha representado un burro con metal. Se agradece un montón cuando localidades tan chiquititas como Gascones hacen el esfuerzo y le dan la importancia que merece a su herencia cultural.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *