Qué ver en Abadía (Valle del Ambroz)

Seguramente, la imagen mental que tenéis del Valle del Ambroz es la de pueblecitos encantadores en medio de la naturaleza. Y sí, esa imagen es real, pero en la comarca hay mucho más. El mejor ejemplo es Abadía, un municipio que destaca por tener un patrimonio arquitectónico de primer nivel: un enorme palacio renacentista, un puente medieval y los restos de un convento barroco demuestran esa afirmación.

En esta guía os vamos a enseñar qué ver y qué hacer en Abadía, para que no os perdáis nada de nada. Os recomendamos leerla con atención, ya que es el típico pueblo en el que te pierdes cosas si no vas con mucho ojo.

Abadía, la cara más monumental del Valle del Ambroz

Lo primero que tenemos que destacar de Abadía es su privilegiada ubicación, en un cruce de caminos entre el Río Ambroz (que atraviesa el valle al que da nombre), la Vía de la Plata y la Cañada Real Soriana Occidental. Si ponemos el foco en nuestros días, también hay que decir que está al ladito de la A-66, por lo que no podría tener un acceso más sencillo.

Se nos ocurren muchos motivos por los que recomendaros la visita a Abadía. El primero, lógicamente, es su enorme patrimonio arquitectónico. Después de Hervás, es sin duda el municipio con más edificios destacados del Valle del Ambroz. Un poquito más abajo os enseñamos todos y cada uno de ellos.

Más allá de las construcciones de relumbrón, lo cierto es que el pueblo como conjunto es súper bonito. Pero no esperéis las típicas casonas de piedra de otros lugares del valle, sino casitas de color blanco que más recuerdan al sur de la provincia o incluso a pueblos de la parte más occidental de Andalucía.

También hay que destacar el entorno natural de Abadía. Primero, por su fantástica piscina natural, que verano tras verano se convierte en una de las más visitadas del Valle del Ambroz. Y segundo, por las enorme dehesas que rodean al pueblo, haciendo que sea un buen punto de partida para distintas rutas caminando y en bicicleta.

Por cierto, ¿recordáis que empezábamos diciendo que Abadía es un cruce de caminos? Pues bien, eso hace que la carretera que atraviesa el pueblo (la CC-168) esté repleta de bares y restaurantes, por lo que es uno de los mejores pueblos para comer en el Valle del Ambroz.

Turismo en Abadía

Ruinas del Convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Bien Parada

Empezamos la visita visitando los restos del Convento de la Bien Parada, un conjunto monástico franciscano del siglo XVI. Podéis ir a él caminando desde el pueblo (en una ruta circular de una hora y media) o directamente en coche (hay aparcamiento en la misma puerta).

Convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Bien Parada en Abadía

De un modo o de otro, no podéis perderos los vestigios de este impresionante convento. Aunque hoy en día se encuentra en estado de abandono, su fachada y su esqueleto dan buena cuenta de un pasado esplendoroso en el que incluso llegó a ser facultad de Teología y Música.

A comienzos del siglo XXI fue expropiado, con la idea de ponerlo en valor. Sin embargo, pese a ser de titularidad municipal, sigue en un estado de abandono más que lamentable, corriendo serios riesgos de desaparecer definitivamente.

Ruinas del Convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Bien Parada

Puente medieval

Volviendo al pueblo desde el convento, de lo primerito que veréis es el Puente medieval de Abadía. Ubicado sobre el Río Ambroz, tiene un arco de sillería granítica súper bonito. En su momento fue lugar de paso obligado para las rutas trashumantes de la zona, pero hoy en día ha quedado bastante apartado.

Puente medieval de Abadía

Piscina natural

De hecho, la mayor parte de la gente que ve el pueblo lo hace porque va a la piscina natural que está justo al lado. La de Abadía es de las más importantes de todo el Valle del Ambroz, incluyendo una enorme zona de baño, muchos merenderos y un chiringuito. En verano no hay día en que no esté concurrida.

Piscina natural en Abadía

Parroquia de Santo Domingo Guzman

Un poquito más adelante de la piscina está la Iglesia de Santo Domingo, la actual parroquia de Abadía. Fue construida entre los siglos XV y XVII, por lo que tiene influencia de distintos estilos. Merece la pena que la rodeéis, ya que cada cara parece de una iglesia diferente. En su interior hay alguna pieza traída del Convento de la Bien Parada.

Parroquia de Santo Domingo Guzman

Ayuntamiento

En la Plaza de España, uno de los centros de reunión del pueblo, se encuentra la Casa Consistorial. Es un edificio del siglo XIX que se encuentra en un excelente estado de conservación, destacando en él un torreón en la parte central.

Ayuntamiento de Abadía en el Valle del Ambroz

Plaza de la Constitución

El otro gran espacio abierto de Abadía, mucho más moderno, es la Plaza de la Constitución. Está en el otro extremo del pueblo y básicamente tiene bancos y algunas casas modernas en los alrededores.

Sin embargo, ir hasta allí será la excusa perfecta para recorrer el pueblo de punta a punta y así disfrutar de su arquitectura tradicional.

Palacio de Sotofermoso o de los Duques de Alba

Para terminar, no podemos dejar de hablar del impresionante Palacio de Sotofermoso (también conocido como Palacio de la Casa de Alba, por haber pertenecido a dicha familia entre los siglos XV y XX).

Es un palacio-fortaleza enorme, en el cual destacan su patio mudéjar y sus jardines renacentistas. Ambas construcciones inspiraron a muchos poetas a lo largo de los silos, algunos de los cuales (como Lope de Vega o Garcilaso) escribieron aquí varias de sus obras más destacadas.

Aunque por dentro es una pasada, visitarlo es casi imposible. Solo abre los lunes de 10:00 a 11:15, exceptuando los festivos (que también cierra). Por tanto, la mayor parte de los viajeros (nosotros incluidos) se tiene que conformar con verlo desde fuera e imaginar los tesoros de su interior.

Palacio de Sotofermoso o de los Duques de Alba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *