Las tiendas duty free: historia y funcionamiento de los establecimientos que dan color a los aeropuertos de todo el mundo

Las tiendas duty free (libres de impuestos) forman parte de los aeropuertos de todo el mundo. Son lugares perfectos para entretenerse antes de tomar un vuelo y, de paso, vaciar la cartera comprando productos de lo más diversos. En este artículo os contamos su historia, cómo funcionan y cuales son los artículos más vendidos.

Una idea que revolucionó los aeropuertos… ¡y muchos más sitios!

La aviación comercial es algo muy integrado en nuestro día a día, pero tampoco es que se trate de una industria con mil años de antigüedad. Eso implica que todo lo que hay a su alrededor sea relativamente reciente, como es el caso de las tiendas duty free. La primera de ellas no vio la luz hasta 1947, cuando fue puesta en marcha en el aeropuerto de Shannon (Irlanda). Como curiosidad hay que decir que este establecimiento sigue abierto.

¿Por qué se abrió una tienda libre de impuestos? Pues básicamente para dar servicio a los aviones que aterrizaban allí en los vuelos entre Europa y Estados Unidos, en los que se hacía una parada breve para repostar. El éxito que tuvo entre los viajeros fue incontestable, haciendo que el modelo se replicase en aeropuertos de todo el planeta.

Algunos empresarios dejaron una profunda huella en el desarrollo de este tipo de tiendas, siendo los más destacados Check Feeney y Robert W. Miller. En 1960 crearon el Duty Free Shoppers Group, una compañía presente en América, Europa y Asia.

Comprar productos a un precio más económico (con el añadido de que la rebaja se debe a no pagar impuestos) es algo que da mucho gustito, así que rápidamente el concepto se extendió también a puertos de mar, algunas fronteras por carretera (fundamentalmente las situadas entre EEUU y Canadá) e incluso a embarcaciones y aviones. Si alguna vez habéis cogido ferrys entre Noruega y Dinamarca, seguro que os habéis fijado en sus tiendas duty free.

La Unión Europea, el principio del fin

Precisamente, ya que hablamos de Europa, aquí traemos una mala noticia: en 1999 la Unión Europea decidió suprimir los privilegios fiscales de las tiendas de los aeropuertos. Siguen anunciándose como tal, pero lo cierto es que en ellas los ciudadanos europeos pagan impuestos como en cualquier otro sitio.

¿Quiénes siguen al margen? Los viajeros que son de fuera de la Unión Europea, que pueden comprar en este tipo de recintos y acogerse a la política de tax-free shopping (se descuentan los impuestos posteriormente).

La verdad es que el paso del tiempo no le ha sentado nada bien a este tipo de establecimientos. Entre una legislación desfavorable y que en los aeropuertos todo es carísimo, al final se han convertido en lugares poco atractivos a nivel de precios.

¿Qué se puede comprar en una tienda duty free?

Sin embargo, tenemos que reconocer que nos encantan este tipo de tiendas. En primer lugar, porque son estupendas para matar el tiempo antes de embarcar o durante una conexión. En esas situaciones el aburrimiento es la norma, así que poder entrar en un establecimiento con tantos estímulos siempre es de agradecer.

Respondiendo a la pregunta de este encabezado, en este tipo de tiendas se puede comprar prácticamente de todo. Sin embargo, lo más habitual es:

  • Colonias y perfumes: en realidad, nunca hemos visto a nadie comprar una… pero si a todo el mundo acudiendo a probarse un montón de perfumes carísimos. Pocas cosas hay más gustosas (y más de muerto de hambre, aunque nos encante) que empezar un viaje probándose 7 colonias distintas.
  • Alcoholes y tabacos: si os gusta beber o fumar, este tipo de artículos siempre están presentes en las tiendas duty free. Eso sí, insistimos en la idea de que el precio es el mismo (o superior) que en una tienda convencional.
  • Chocolates y snacks: perfectos para aparecer por casa con ellos a modo de regalos o simplemente para consumirlos durante el vuelo. Mención aparte merecen los packs de aeropuerto de gran tamaño, difíciles de encontrar en otras tiendas.
  • Revistas y libros: aquí la principal limitación está en que te pille en un país con un idioma complicado, pero generalmente tienen una pequeña sección en inglés. De hecho, cada vez es más frecuente encontrar pequeños apartados en español incluso en los lugares más recónditos.
  • Souvenirs y juguetes: para terminar, siempre hay souvenirs del destino en cuestión. Desde imanes de nevera a camisetas, pasando por productos gastronómicos típicos. También venden muchos juguetes, suponemos que para ayudar a esos padres que vuelan con niños con miedo a volar.
¿Qué te ha parecido?
+1
1
+1
1
+1
2
+1
0
+1
0
+1
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

2 comentarios

    1. Si quieres ampliar información, en youtube hay un montón de vídeos sobre diferentes tiendas duty free del mundo 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *