El cambio de guardia en Atenas: dónde es, cuándo se hace y cómo verlo

Una atracción clásica que no puede faltar en ninguna visita a Atenas es el cambio de guardia, en el que a diario disfrutaréis de un espectáculo gratuito en el corazón de la céntrica Plaza Sintagma. En este artículo os contamos todo lo que necesitáis saber para contemplar este interesante evento: qué significa, cuándo verlo, qué esperar de él…

Visitar la Plaza Sintagma

Eso sí, antes de entrar en materia, nos gustaría recomendaros que visitéis la Plaza Syntagma, pues es uno de esos lugares que no hay que perderse en la capital de Grecia. No solo por lo que ver en ella (que es mucho), sino por su ajetreado ambiente a prácticamente cualquier hora del día. Es un cruce de caminos de lo más interesante, muy similar a lo que veréis en Callao en Madrid o en Picadilly Circus en Londres.

En la Plaza Sintagma el edificio más destacado es el Parlamento de Grecia, que se erige en las alturas con su particular fachada amarilla. A sus pies encontraréis la Tumba del Soldado Desconocido, que es custodiada todo el tiempo por los soldados que protagonizan el cambio de guardia.

Tampoco podéis perderos el famoso Hotel Grande Bretagne, una construcción decimonónica que destila lujo por los cuatro costados. Si un famoso está en la ciudad, sin duda está alojado allí.

El centro de la plaza es un agradable parquecito por el que merece la pena pasear a cualquier hora del día. Por la noche no da la sensación de ser el lugar más seguro del mundo, pero nosotros pasamos por allí varias veces y no tuvimos ningún problema.

En uno de los extremos de la plaza está el inicio de la Calle Ermou, una de las calles comerciales más interesantes de Atenas. Pero eso es otra historia y en otro momento será contada.

El cambio de guardia

Ahora que ya os hemos ubicado, subid hasta la Tumba del Soldado Desconocido (frente a la fachada del Parlamento). Allí veréis a dos soldados custodiando la llama las 24 horas del día: son los famosos Evzones, un cuerpo de élite que es todo un símbolo para los griegos. Son escogidos por sus condiciones morales e intelectuales, así como entrenados con dureza, para servir en guardias que duran una hora y que realizan en tres ocasiones cada 48 horas.

Más allá de contemplar a los inamovibles soldados, a cada hora en punto (a las 9, a las 10, a las 11…) celebran un solemne ritual: el cambio de guardia. La versión corriente dura entre 15 y 20 minutos, y en ella veréis cómo se pasan el turno de una manera sonora y a la vez vistosa.

Sin embargo, esa es la versión lite. Si queréis ver el cambio de guardia en todo su esplendor, tenéis que ir el domingo y los festivos a las 11:00. ¡Menudo jaleo se monta! Durante un buen rato veréis a decenas de evzones salidos de todas partes, demostrando todo el poderío de esta clase de soldados.

Si estáis interesados en ir al cambio de guardia del domingo a las 11, merece la pena que vayáis con al menos 15 o 20 minutos de antelación. De lo contrario, no tendréis sitio y lo único que veréis será un montón de cabezas de gente que fue más previsora que vosotros. Por otro lado, en los cambios de guardia normales (cualquiera menos el domingo a las 11) con estar allí un minuto antes es más que suficiente.

Para terminar, una recomendación: intentad ver el cambio de guardia también por la noche. Resulta mucho más solemne.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *