Dean Village, el barrio con más encanto de Edimburgo

El barrio diferente de una ciudad diferente. Así es como definiríamos a Dean Village, la acogedora zona de Edimburgo que protagoniza este artículo. Un remanso de paz más propio de un cuento infantil que de una gran ciudad que no te puedes perder bajo ningún concepto, ya que se visita en muy poquito tiempo y dejará en tu cámara (y en tu cerebro) algunas de las mejores imágenes de tu viaje a Edimburgo.

En este artículo te vamos a contar todo sobre Dean Village: su historia, cómo llegar a él, todo lo que no te puedes perder y algún que otro consejito para sacarle todo el partido a tu visita.

Un pequeño pueblo dentro de una gran ciudad

A tan solo 20 minutos caminando desde Princes Street, Dean Village es un barrio de Edimburgo cuya visita resulta imprescindible. Empezamos diciendo eso porque, lamentablemente, suele ser el primer descarte que hacen los viajeros que tienen poquito tiempo en la ciudad. Es una pena, pues sus acogedoras casas de cuento, los puentes que cruzan el río Water of Leith y sus tranquilas calles son de lo mejorcito que podéis encontrar en la capital de Escocia.

Dean Village es una acogedora aldea en el centro de Edimburgo. Durante muchos siglos fue el principal centro harinero de esta zona de Escocia, pues desde su fundación en el siglo XII por los monjes de la Abadía de Hollyrood estuvo dedicada a tal fin con mucho éxito. En su recorrido junto al río llegaron a existir hasta 10 molinos distintos, todos ellos operando a pleno rendimiento en el tratamiento de los cereales que posteriormente se utilizaban para hacer pan y otros alimentos.

Sin embargo, el éxito de esta actividad hizo que en los pueblos de los alrededores se replicase la idea, haciendo que poco a poco bajase la demanda de los molinos de Dean Village. Para cuando quisieron darse cuenta, la revolución industrial les había adelantado por la derecha y, mientras ellos seguían siendo una acogedora aldea, Edimburgo ya era una enorme ciudad.

¿Cómo ha llegado Dean Village hasta nuestros días casi intacta? Es una pregunta muy interesante. Cuando en el siglo XIX la aldea pasó a formar parte de Edimburgo, su declive no se aminoró, sino todo lo contrario. Un siglo después estaba rozando el abandono, siendo una zona realmente degradada.

Lejos de derruir las casas y hacer rascacielos, los habitantes de la ciudad se dieron cuenta del potencial de Dean Village. Así, en el último cuarto del siglo XX las casas se restauraron, el barrio se puso en valor y pasó a ser lo que es hoy: una de las zonas residenciales más demandadas y una zona turística llena de encanto, pues pese a su belleza no es especialmente conocida y no está tan masificada como otras partes de Edimburgo.

Puntos de interés en Dean Village

Puede que Dean Village sea una pequeña aldea, pero no por ello está carente de atractivos para el viajero. De hecho, hacen falta al menos un par de horas para sacarle todo el jugo a esta parte de Edimburgo. A continuación os contamos las cinco cosas que no os podéis perder en Dean Village.

Paseo sin rumbo por la aldea

Empezando por lo evidente, lo mejor que podéis hacer una vez lleguéis a Dean Village es pasear por sus callecitas y dejar que os atrape su magia. No es una zona especialmente grande, pero tiene mucho que ofrecer: casitas con madera en la fachada, rincones que se asoman al río, patios de vecinos en los que estás invitado a entrar a curiosear…

Así como algunas partes de la ciudad parecen un parque temático, en Dead Village se respira tranquilidad. Olvidad el mapa y el reloj durante un rato, es lo mejor que podéis hacer en Edimburgo.

Cementerio de Dean

El Dean Cemetery es también parada obligada. Si Dean Village ya es tranquila de por sí, imaginaos su cementerio. Abre de 9:00 a 17:00, es gratuito y en su interior podréis disfrutar de excelentes muestras de escultura funeraria, además de ese ambiente decadente y a la vez romántico que tienen los cementerios escoceses.

La única pega es que no se puede entrar con animales, así que no es una visita que podáis hacer si estáis viajando con perro.

Water of Leith walkway

Este precioso sendero a la vera del río es también una visita obligada. Realmente no es algo exclusivo de este barrio, sino un camino que os permitirá atravesar Edimburgo de la mano de la naturaleza, conectando Dean Village con otros puntos de interés como Stockbridge o la Scottish National Gallery of Modern Art.

En invierno es posible que lo encontréis cerrado, pues en ocasiones las lluvias hacen que se embarre demasiado e incluso que se desprendan algunas partes del camino.

Well Court

Uno de los edificios más interesantes de Dean Village, sobre todo porque su patio interior siempre está abierto y podréis conocerlo por dentro. Antiguamente eran dependencias municipales, pero ese uso quedó atrás y actualmente es uno de los conjuntos residenciales más cotizados del barrio.

No tengáis miedo de curiosear (siempre con respeto, claro), porque dentro de Well Court podéis encontrar grandes sorpresas, como este mirador hacia el río.

Puente de Dean

Para terminar, el Dean Bridge: un enorme puente de piedra del siglo XIX que os permitirá contemplar el barrio desde otro punto de vista. Merece la pena recorrerlo tanto por abajo (pasando a través de sus impresionantes arcos) como desde arriba.

No vamos a negar que recordar este puente nos da un poquito de pena, ya que para nosotros supuso la vía de salida de Dean Village en dirección a Stockbridge. Aun así, visita obligada y un excelente broche de oro al recorrido por el barrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *