Camperización y muebles: materiales, tipos y cómo diseñar

El tema es infinito y el enfoque complicado, pero ha llegado el momento de hablar de muebles para camperizar furgonetas. En este artículo abordaremos algunos de los debates más comunes, os enseñaremos cuales son los módulos más habituales, qué materiales se suelen utilizar y también os vamos a contar cómo encontrar ideas y experiencias de otras personas que ya han camperizado su furgo. Como ya sabéis, todo desde la perspectiva de dos personas que no tienen ni idea de bricolaje y que tuvieron que aprender cómo va la cosa sobre la marcha.

El eterno debate: muebles hechos por ti o por una empresa

Hablar de muebles y camperizaciones es meterse en un tema amplio y con infinitos puntos de vista. Si buscáis información en internet, podéis leer una cosa y la contraria varias veces: gente poniendo por las nubes un material pero denostando otro, webs en las que te dirán que esa idea que tenías es una tontería, foros en los que verás planos que no caben en tu furgoneta…

Vamos, que no estamos ante algo sencillo. Nosotros vamos a intentar daros un enfoque fácil y que os ayude a tener una primera toma de contacto con el tema. Y, para ello, nada mejor que empezar con uno de los debates más tratados: ¿es mejor unos muebles hechos por ti o llevar la furgo a que te los hagan en una empresa?

Muebles hechos en casa

Nosotros hemos tenido una camperización casera y ahora tenemos una hecha por profesionales, por lo que conocemos bien ambas opciones. Por eso, vamos a daros los pros y contras de unos muebles para furgoneta do it yourself (es decir, hechos por ti mismo).

Las principales ventajas son:

  • Si haces los muebles tú mismo, estarán 100% a tu gusto. Obviamente tendrás limitaciones de espacio y presupuesto, pero al hacerlo tú mismo te asegurarás de que tu idea no sea reinterpretada.
  • Todo tendrá un extra de cariño: no habrá un tornillo mal puesto ni una esquina sin perfilar… salvo que te dé igual, claro.
  • Facilidad para reparaciones: conocerás de primera mano el proyecto y tendrás hasta la última referencia de los materiales utilizados, por lo que si algo se estropea te será muy fácil arreglarlo.
  • Mejora continua: no conocemos ninguna furgo que deje de evolucionar. Cada viaje te hace darte cuenta de que las necesidades cambian, algo que va muy bien con unos muebles hechos por ti mismo. Si los muebles te los ha hecho otra empresa, modificarlos será a ciegas.
  • Tendrás un hobby de lo más reconfortante: el proceso lleva bastante tiempo, así que estarás ocupado durante una buena época. Además, pocas cosas hay más gratificantes que las que uno mismo hace.
  • Precio imbatible: al no tener que pagar por los diseños ni por la mano de obra, el coste siempre será menor. Ojo, que gastarás mucho dinero entre maderas, tornillos y demás, pero te asegurarás al 100% de que te será más barato que en una empresa.

No todo el monte es orégano, así que ahora vamos a analizar las desventajas de camperizar tú mismo tu furgoneta:

  • Hacer una camperización lleva mucho tiempo: puede ser un bonito hobby, no decimos que no, pero la realidad es que consume muchísimas horas. Nosotros tenemos un trabajo muy exigente y que consume mucho tiempo, así que preferimos pagar, ya que aunque era más caro no se comía nuestro escaso tiempo de ocio de varios meses.
  • Es más barato, pero igualmente los materiales son costosos. Además, al no partir de un presupuesto cerrado, te arriesgas a encontrarte imprevistos durante el proceso y que al final sea una inversión mayor de la que previamente habías calculado.
  • La barrera de entrada es elevada: al fin y al cabo, necesitarás tener conocimientos sobre muchísimas cosas (carpintería, fontanería, electricidad…), tener un buen puñado de herramientas y disponer de un espacio de trabajo adecuado.
  • Complicaciones para homologar: si te informas bien previamente no deberías tener problema, pero piensa que para homologar necesitas una serie de documentos y certificados. Estos los consigue fácilmente cualquier empresa que se dedica a ello, pero haciéndolo uno mismo puede no ser tan fácil.

Muebles hechos por una empresa

Nosotros pusimos en una balanza los pros y los contras, y al final optamos por hacer los muebles con una empresa. El presupuesto fue algo más grande y la espera fue un calvario, pero las ventajas eran mucho mayores. Eso por no hablar de que no tenemos ni idea de bricolaje, por lo que tendríamos que haber partido de cero en prácticamente todo.

Si optáis por acudir a profesionales, tenéis que distinguir entre:

  • Muebles prefabricados: en el mundo camper está prácticamente todo inventado, lo cual es una ventaja casi siempre. En el tema que nos ocupa, existen módulos de muebles ya hechos para los modelos de furgonetas más típicos. Son económicos y funcionales, por lo que si se adaptan a vuestras necesidades es lo mejor que podríais instalar.
  • Muebles hechos a medida: la mayor parte de los furgoneteros optamos por esta última opción, pues al fin y al cabo le damos un uso muy personal al vehículo y el espacio es el que es.

Pensad que construir muebles requiere hacerse con varios metros cuadrados de madera (normalmente fenólica), mucho material de ferretería, elementos para remates como tubos de acero o bisagras y, por supuesto, consume varias horas de mano de obra. Es difícil encontrar una instalación completa que no cueste al menos 1000€, yéndose mucho más allá en función de los requisitos que pongáis.

Otro debate eterno: homologar o no homologar

Toda la guía parte de la base de que queréis homologar la camperización de vuestra furgoneta. Sin embargo, hay mucha gente que opta por no hacerlo: por el coste que tiene, porque usa el vehículo para el trabajo o simplemente por puro desconocimiento.

No vamos a meternos a fondo en el tema, ya que para eso tenemos varios posts abordándolo, pero se hace imprescindible responder a una pregunta: ¿merece la pena homologar?

Si vais a usar la furgoneta para viajar de manera regular, la respuesta es afirmativa. Así podréis llevarlo todo instalado de manera permanente (mucho más seguro), no tendréis problemas con la ITV, disfrutaréis de muchas más comodidades y le podréis cambiar el uso que legalmente tiene la furgo (normalmente a vehículo vivienda).

En cambio, si le vais a dar un uso esporádico, no queréis meteros en papeleo o simplemente estáis buscando una solución súper low cost, puede ser que no te merezca la pena homologar. Tienes que tener claras algunas cosas, como que tu camperización será carga: es decir, tendrá que ir sujeta a los puntos de anclaje mediante cinchas o un sistema similar, pero en ningún caso será una instalación fija. Más abajo hablamos de esto un poquito más.

Insistimos en que depende del uso, pero nosotros recomendamos homologar. Hemos hecho muchos viajes en una furgo con muebles no homologados y es un rollo para pasar la ITV, si te para un guardia civil con ganas de buscarte las cosquillas pasarás un rato de lo más tenso, cruzando fronteras a veces ponen pegas… Lo tenemos claro. Puede que de primeras abrume todo el proceso, pero para eso está la guía que estás leyendo sobre camperizar una furgoneta sin tener ni idea de bricolaje.

Muebles fijos para furgoneta (homologables)

Más allá de debates, vamos a hablar ahora de muebles para camperizaciones fijas, de los que se instalan de una manera permanente y posteriormente se homologan.

Módulos más habituales

Habría que distinguir entre furgonetas pequeñas (tipo Berlingo o Tourneo), medianas (tipo Transporte o Vito) y grandes (tipo Crafter o Sprinter). Así, lo más típico de instalar es:

  • Cama: imprescindible, da igual que tu furgoneta sea pequeña, mediana o grande. Al fin y al cabo, tener libertad y poder dormir en cualquier parte es uno de los motivos principales por los que se camperiza un vehículo. Puede estar en modo cama permanentemente o desplegarse únicamente cuando se vaya a usar.
  • Almacenamiento: parece una tontería, pero la mayor parte de los muebles están dedicados a esto. Poder llevar todos los tratos de un lado para otro de una manera cómoda y eficaz es algo a lo que ninguna camperización puede renunciar.
  • Mesa / living room: normalmente, otro espacio que no falta es una mesa, pues así podrás hacer vida en el interior del vehículo (comer, trabajar, ver una peli, etcétera). En furgonetas pequeñas a veces no hay hueco para esto, pero en general se suele instalar.
  • Cocina y fregadero sencillo: sería el siguiente estrato de comodidad. A veces se resuelve con elementos externos a los muebles (como un simple hornillo en un maletín y un barreño plegable), pero normalmente hay un espacio dedicado específicamente a esto.
  • Ducha y baño: hablamos ya de elementos que normalmente están reservados a furgonetas grandes, pues al fin y al cabo requiere estar de pie y hacer instalaciones complejas de agua y electricidad.

A partir de ahí, cualquier cosa que se os ocurra. Pensad que el uso que le deis a la furgo marca la estructura que tendrán los muebles: si la queréis para hacer surf, seguro que dedicáis mucho espacio a guardar la tabla, el neopreno y demás elementos; si la queréis para trabajar, que la mesa sea cómoda será mucho más importante; etcétera.

Materiales, instalación y demás consejos de bricolaje

Existen diferentes materiales para fabricar muebles de furgoneta. Vuestra elección tiene que ponderar los siguientes parámetros:

  • Coste: al fin y al cabo, nadie tiene dinero infinito.
  • Peso: cuando más pese la madera, más consumirá el vehículo. Además, a la hora de homologar no podréis pasaros de una determinada cantidad, por lo que tenéis que andar con ojo.
  • Resistencia: normalmente se le da mucha caña a una furgoneta para viajar, así que si los materiales no son buenos se os estropearán en seguida.
  • Porosidad: la humedad es un drama en una camper, pues puede hacer que surja óxido y el vehículo se estropee. Los materiales que uséis tienen que ser resistentes al agua y no fomentar problemas por condensación.
  • Estética: que nadie se olvide de esto. Haréis mucha vida en el interior de la furgo, por lo que seguro que no queréis que sean materiales feos.

El más extendido en el mundillo es el contrachapado fenólico, porque es imbatible en cuanto a peso, resistencia y porosidad. ¿Sus problemas? Es el más caro (casi 20€ por metro cuadrado) y existen otro tipo de maderas mucho más bonitas.

Fabricar e instalar los muebles no es tarea sencilla. Como ya hemos dicho, requiere utilizar muchas herramientas (caladora, taladradora, atornilladora…), tener un espacio de trabajo adecuado y, sobre todo, un montón de conocimientos en la cabeza. Sin embargo, no es misión imposible.

Cuando empezamos a leer sobre el tema, en seguida apareció un personaje que se convirtió en protagonista: los remaches roscados. Son una especie de tornillo que se utiliza para fijar los muebles al chasis, por lo que desde ya debes familiarizarte con ellos.

No pienses en los muebles de la furgoneta con el vehículo parado, sino en marcha. Dicho de otro modo: uno de tus mayores propósitos debe ser que todo está bien fijado al chasis y entre si, pues de lo contrario habrá ruido cuando estés en circulación. Eso, más allá del incordio que supone, hará que las piezas se vayan rompiendo por el traqueteo propio de ir a 100 kilómetros por hora.

Muebles de quita y pon (no hace falta homologarlos)

Vamos a hablar ahora de muebles sin homologar para furgonetas. Si queréis recorrer el mundo pero no hacer todo el proceso de homologación, el enfoque es diametralmente distinto.

En este caso, tenéis que saber que los muebles no pueden ir fijados a la chapa, pero si han de ir sujetos mediante cinchas (o un sistema similar) a los puntos de anclaje que te ofrezca la furgoneta. La camperización será, por tanto, carga, y no podrá superar en ningún caso la altura del conductor. Además, a la hora de pasar la ITV es muy habitual que te hagan desmontarlo todo. ¡Ah! Y ojito con tener un accidente, que muchas veces los seguros se hacen los locos y la broma te puede salir cara.

Nuestra primera furgo (una Tourneo que aguantó poquitos viajes) se camperizó a partir de un módulo prefabricado, el cual iba plegado cuando estábamos en circulación y se desplegaba a la hora de dormir. No tenía mucho más que una cama y una mesa, pero a nosotros nos hacía las personas más felices del universo.

Con la siguiente furgo (la T4), estuvimos en una primera etapa con muebles sin homologar. Con ellos nos hicimos un gran viaje por los Balcanes, así que no tenemos nada que reprocharle a esta instalación. Cumplía con todos los requisitos (nada anclado a la carrocería, todo de quita y pon) e incluía una cama y mucho espacio de almacenamiento.

En estos años hemos visto a gente que no tiene nada homologado pero que tiene una camperización de primer nivel. Nosotros nos hartamos de malos rollos en la ITV y quisimos poner cosas que había que homologar sí o sí (como una claraboya o instalación eléctrica), pero aun así tenemos que reconocer que se pueden hacer grandes cosas sin muebles homologados.

Ideas para diseñar muebles de furgo

Para terminar, queremos dejaros ideas para encontrar diseños de muebles para furgoneta. La comunidad es muy activa e internet está lleno de trabajos que os servirían de inspiración. Algunos sitios interesantes para buscar son:

  • Youtube: si buscáis «van tour» o «camper tour», encontraréis infinidad de vídeos en los que se enseñan los interiores de furgonetas camperizadas. Para nosotros es un auténtico vicio, incluso con furgo ya camperizada seguimos viendo este tipo de vídeos.
  • Pinterest: os sorprenderá la enorme cantidad de planos, diseños e instrucciones para camperizar furgonetas. Si tenéis la suerte de tener algún vehículo mítico (como la T4) tendréis la mayor parte del trabajo hecho.
  • Foros: típicos foros de furgonetas, como furgovw. En ellos encontraréis muchísimos ejemplos de instalaciones y dudas resueltas, así como un buen número de buenos samaritanos dispuesto a ayudaros si hacéis las preguntas correctas.

Por cierto, antes de meteros en faena quizá os interese aprender a manejar algún programa de diseño y modelado en tres dimensiones, como SketchUp. Así podréis hacer un primer esquema de lo que queráis y pedir presupuestos (o empezar a fabricar) partiendo de esa base.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *