10 cosas que tienes que saber antes de visitar Albania

Nuestro viaje a los Balcanes estuvo lleno de sorpresas, pero sin duda el país con el que más choque cultural experimentamos fue Albania. Es un país que está en Europa a nivel geográfico, pero no podría estar más lejos en prácticamente todo lo demás. En esto post os vamos a contar diez cosas que tenéis que tener en cuenta antes de visitar este increíble país:

El tráfico es una locura: hay tanto por decir que hemos escrito un post sobre conducir por Albania. En cualquier caso, id preparados para carreteras en mal estado, policías que dirigen mal el tráfico o paisanos adelantando donde jamás se os ocurriría hacerlo.

Una gasolinera en cada pueblo: nunca hemos visto tantas gasolineras como en Albania. Fuimos a pueblos remotos en los que no había bares, supermercados ni tiendas, pero si tres o cuatro gasolineras.

Muchas ciudades tienen mayoría musulmana: eso se traduce en que oiréis la llamada al rezo varias veces al día o en que los viernes todo está cerrado. También encontraréis un modo de vida más parecido al que cabría esperar de Marruecos o Turquía (para lo bueno y para lo malo).

Precios muy baratos: Albania es el país más barato de los Balcanes. Obviamente, en las zonas turísticas los precios están inflados, pero incluso en las ciudades más visitadas os será posible comer dos personas por menos de 15€ en la mayoría de los restaurantes. Los souvenirs también son tirando a baratos.

Los albaneses son muy simpáticos: cabría esperar el típico carácter frío de los rusos, pero no. Son gente realmente amable, que se esfuerza mucho en ayudar al viajero. Dicho sea de paso, les encanta la cultura española. Cada vez que parábamos en una gasolinera y veían matrícula de España, nos decían cosas tipo «¡Hala Madrid!» o «¿España? ¡Juan Carlos!».

Mercados si, supermercados no: prácticamente en cada calle y en cada carretera encontraréis puestos improvisados en los que comprar fruta, miel o frutos secos. Sin embargo, no es tan fácil encontrar supermercados en los que comprar todo lo demás.

Euros y leks indistintamente: la moneda local (el lek albano) convive a partes iguales con los euros. En todos los sitios puedes pagar con ambas monedas. A diferencia de lo que suele ser habitual, pagar en euros no os supondrá un sobrecoste: al contrario, prefieren esta divisa y  normalmente os ajustarán más el precio.

Todo el mundo habla inglés… en sitios turísticos: pues eso, en todas las ciudades típicas y en las zonas de playa podréis hablar inglés sin problemas. Sin embargo, Albania es un país grande, en el que a veces hay que hacer 3 o 4 horas de carretera entre esos puntos de interés. En los trayectos no esperéis hablar en inglés, porque no será tan fácil.

Contrastes y más contrastes: viajar es conocer, no ir a parques temáticos. Por eso, os recomendamos que dediquéis también tiempo para conocer la «Albania real». No hace falta irse a un pueblo remoto: con que os salgáis dos calles de lo turístico veréis una realidad totalmente distinta, ni mejor ni peor. Eso si, id preparados para ver todos los contrastes que os podáis imaginar.

Acabarás echando de menos Albania: sobre el terreno, el país puede ser un poquito cargante. Todo es caos, el choque cultural es grande, te hace sentir que no estás en la tranquila Europa. Sin embargo, cuando acabe el viaje y vuelvas, sentirás que ir fue todo un acierto.

Con todo esto, estáis más que preparados para disfrutar de Albania. Es un país único y que siempre recomendamos, así que esperemos que os guste la visita tanto como a nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “10 cosas que tienes que saber antes de visitar Albania”