Duchas públicas: tipos, cómo encontrarlas y consejos varios

«¿Cómo os ducháis?». Esa es la pregunta que, sin lugar a dudas, más veces nos han hecho cuando sale el tema de que viajamos en furgoneta. De hecho, es uno de los temas de debate más habituales entre gente que viaja de ese modo, ya que todo el mundo tiene sus truquillos, sus umbrales mínimos de confort y su forma de aprovechar el espacio.

Nosotros ya tenemos muchas experiencias a nuestras espaldas viajando con furgo, por lo que tenemos mucho que contar al respecto. Por eso, inauguramos una serie de posts sobre duchas y viajes en furgoneta, con los cuales esperamos echar una mano a otros furgoneteros y, de paso, resolver la pregunta a curiosos que piensan que en un viaje en furgo de una semana estamos siete días sin ducharnos.

El artículo de hoy está dedicado a las duchas públicas. Dicho de otro modo, leyéndolo aprenderéis las diferentes opciones que el mundo pone a vuestra disposición, sus ventajas y desventajas, cómo encontrarlas, cuánto suelen costar y muchísimo más.

Apps para buscar duchas

Lo primero que tenéis que tener en cuenta es que hay muchísimas duchas públicas. Normalmente no las vemos, ya que el viajero medio está más centrado en los monumentos y en los restaurantes, pero os aseguramos que están por todas partes.

Por eso, una de las primeras cosas que tenéis que aprender si os vais a meter a viajar en furgo es cómo encontrar duchas públicas con cierta agilidad. De nada sirven si están a muchos kilómetros o si tardamos un montón en encontrarlas.

Lo mejor es que tiréis de tecnología, pues existen diversas apps y mapas colaborativos con los que encontrar una buena ducha. Las opciones más destacadas son:

  • Park4Night: la app furgonetera por antonomasia. Aunque normalmente la gente la conoce como un recurso para encontrar lugares para dormir, lo cierto es que tiene un filtro súper útil con el cual se pueden seleccionar duchas. Podréis ver comentarios de otros viajeros y encontrar información sobre precios, horarios y estado de limpieza.
  • Showerme: esta es una app específica para la búsqueda de duchas. Tiene ubicaciones de prácticamente todo el mundo y es realmente útil. Nosotros la usamos menos por pura pereza (ya que normalmente resolvemos con Park4Night), pero siempre la llevamos instalada porque su base de datos es mucho más completa.
  • Mapas colaborativos: la unión hace la fuerza e internet está lleno de demostraciones. En el caso de las duchas públicas, prácticamente en cada país encontraréis información actualizada por viajeros locales. En el caso de España, el ejemplo más destacado es Furgoduchas, un mapa alimentado en buena medida por usuarios del mítico foro FurgoVW. En él encontraréis unas 300 duchas públicas repartidas por todo el país, aunque también hay algunas por Europa. Sea como fuere, si estáis en otro destino y buscáis en google algo tipo «free showers map«, normalmente encontraréis aportaciones como esta.

Tipos de duchas públicas

Vamos ahora a enseñaros los diferentes tipos de duchas públicas que podréis encontrar a lo largo y ancho del mundo, con sus correspondientes ventajas y desventajas. Ojo, hablamos desde nuestra experiencia personal, lo mismo vosotros tenéis otro punto de vista. Si fuese así, dejadnos un comentario y debatimos sobre ello. 🙂

Ducharse on the road gasolineras y restaurantes de carretera

A nosotros nos parece la forma más obvia y práctica, pero lo cierto es que la gente se queda ojiplática cuando oye hablar de ella por primera vez. Quizá nunca os lo hayáis planteado, pero es muy común que gasolineras y restaurantes de carretera tengan sus propias duchas. Suelen ser usadas además por camioneros, aunque cada vez más por viajeros.

Esta práctica está muy arraigada en Europa, pero en España no estaba tan desarrollada. Sin embargo, desde hace unos años es lo más habitual del mundo. Entrando ya en materia:

  • Gasolineras: el precio suele oscilar entre uno y cinco euros. Lo mejor es usarlas a primera hora, porque es cuando acaban de limpiar y te las encuentras en perfecto estado. Cada cadena de gasolineras ofrece mapas y guías con los establecimientos que tienen ducha. Por poneros un par de ejemplos:
    • BP: todos los años editan un pdf enorme, país a país, con los servicios que ofrecen sus gasolineras. Aquí podéis ver las gasolineras BP con ducha de España.
    • Repsol: en este caso, lo que ofrecen es un mapa interactivo con duchas bastante más cómodo.
  • Restaurantes de carretera: la leyenda urbana dice que en restaurantes en los que hay muchos camioneros se come bien, cosa que es verdad. Y no es menos cierto que en ese tipo de establecimientos suele haber también ducha pública. Aquí los precios son un mundo: encontraréis algunas totalmente gratis, otras que os costarán unos pocos euros, otras que podréis usar a cambio de comer en el sitio…

Duchas de polideportivos y piscinas

Vamos con otro clásico, las duchas en polideportivos y piscinas. Siempre están en perfecto estado, la mayor limitación suele ser el horario: estos sitios suelen cerrar pronto, y nosotros normalmente nos duchamos a última hora del día.

Lo mejor que podéis hacer si veis un polideportivo, un gimnasio o una piscina es ir a preguntar el precio por la ducha. Os pueden decir tres cosas:

  • Si la persona de recepción es maja, lo normal es que se tire el rollo y os deje usar los vestuarios gratis.
  • Algunos establecimientos tienen tarifa para ducharse, suele ser de un par de euros.
  • En otros casos, son solo para usuarios. Mirad el coste de la entrada, porque hay mucha piscina municipal de precio muy barato y de paso podéis aprovechar para daros un chapuzón.

No lo vamos a negar, preferimos pedir perdón que permiso. En muchos casos los vestuarios están antes de entrar, así que hemos ido, nos hemos duchado y hemos salido tranquilamente. Nunca tuvimos ningún problema.

Ducharse en playas, embarcaderos y puertos: lo mejor y lo peor

Cerca del mar hay muchísimas duchas, pero no todas son tan cómodas como nos gustaría. Vamos a distinguir entre dos tipos:

  • Duchas de playa: su principal ventaja es que suelen ser gratis y están al aire libre, por lo que están disponibles las 24 horas del día. Y aquí acaban las ventajas. De hecho, aunque es una opción muy recomendada en foros de viajeros, nosotros particularmente odiamos tener que recurrir a estas duchas. No solo porque el agua siempre es fría, sino por la falta de intimidad, porque te tienes que duchar con bañador o porque no puedes usar jabón. Además, sueles acabar con más tierra de la que traías antes de ducharte. En resumen, que solo la usamos si no queda otra opción.
  • Embarcaderos y puertos: sin embargo, lo que el mar te quita por un lado te lo devuelve por otro. Casi todos los puertos tienen duchas para sus usuarios, las cuales siempre hemos encontrado en un estado impecable. Normalmente hay que descargarse una app y pagar el uso de la ducha (dos o tres euros) a través de ella. Hemos usado este sistema en puertos de toda Europa y siempre ha sido buena la experiencia.

Hoteles, campings y áreas de AC: ¿se puede pagar solo por la ducha?

Obviamente, siempre se encuentra una ducha en los establecimientos convencionales. Sin embargo… ¿es posible ir únicamente a ducharse? Depende de cada sitio, pero en general os diríamos que:

  • Hoteles: si es temporada baja, podéis probar a llamar. Normalmente no es posible, pero nos hemos encontrado con muchos hoteles en los que nos han dejado ducharnos gratis o pagando unos pocos euros. En temporada alta no merece la pena ni que lo intentéis.
  • Campings: aquí la cosa está al 50%. En muchos es posible pagar por usar la ducha, pero hay otros que se las reservan para los que pernoctan ahí (suponemos que por la típica peleílla entre dueños de campings y gente que pernocta por libre). Si tuviéramos que generalizar, diríamos que en campings de playa os podéis olvidar, pero en el interior es más fácil que os dejen pagar por usar solo la ducha.
  • Áreas de Autocaravanas: aquí lo normal es que haya duchas que funcionan con monedas y que se puedan utilizar sin ningún problema. La mayor dificultad es que algunas requieren conseguir una llave en una recepción y el horario suele ser limitado.

Opciones en ciudades grandes

Una recomendación si estáis visitando ciudades grandes. Normalmente en urbes de 100.000 o más habitantes es habitual encontrar casas públicas de baños, gestionadas por el ayuntamiento en cuestión. Suelen ser muy baratas y estar en un estado impecable, pero lo cierto es que allí no es tan habitual encontrarse con viajeros. Por poner un ejemplo que conocemos, en Madrid hay una ducha municipal cerca de Embajadores donde puedes ducharte 20 minutos por unos 50 céntimos.

Consejos usando duchas públicas

Para terminar, un par de consejos imprescindibles si vais a utilizar una ducha pública. Hacednos caso en esto y evitaréis desastres difíciles de olvidar:

  • Bolsa estanca: conseguid una mochilita estanca e impermeable en la que llevar ropa limpia, toalla, móvil y demás. Así podréis llevar las cosas importantes con vosotros y no habrá riesgo de que os las roben u os las dejéis colgadas por ahí.
  • ¡Siempre chanclas! Lo único que diremos es que no hay nada peor en esta vida que coger hongos en los pies. Bueno, si, hay algo peor: la gente que usa duchas públicas yendo descalza. Que el diablo les lleve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *