Consejos para hacer senderismo con perro

En los últimos años hemos hecho cientos y cientos de kilómetros caminando con nuestro perro. Han sido destinos de lo más variados: urbanos, de montaña, con nieve, con calor, rutas cortas, recorridos de varias horas, en llano, con desnivel… Fruto de estas experiencias, hoy os traemos esta guía con consejos para hacer senderismo con perro. Si estáis empezando o simplemente queréis informaros más sobre el tema, aquí os compartimos una serie de reflexiones para hacer que los paseos junto a vuestro compañero de cuatro patas sean aun más inolvidables.

Piensa en tu perro en el momento de elegir la ruta

Ir al campo con tu perro no consiste únicamente en empezar a andar y que tu compi te siga. Puedes hacerlo así en la mayor parte de los paseos que des, pero nunca está de más ver la ruta que tienes en mente hacer y si esta se adapta a tu perro. ¿Habrá agua en el camino para que pueda refrescarse? ¿Podrá seguir el camino con normalidad o necesitará tu ayuda para salvar desniveles? ¿Será demasiada paliza para él?

Ten en cuenta que los perros pequeñitos no pueden cubrir grandes distancias, al igual que los de más edad. Ir a hacer senderismo puede ser cansado en ocasiones, pero siempre tiene que ser sinónimo de pasar un buen rato. Y si no piensas en tu perro antes, puede que la experiencia no sea igual de gratificante para él que para ti.

Piensa también en que hay determinados destinos con legislación restrictiva. Por ejemplo, en algunos países no dejan entrar a perros a Parques Nacionales, por lo que te recomendamos informarte bien o tu viaje se puede ir al garete.

Ojito con que tu perro se desoriente…

Aunque tu perro tenga controlado su entorno inmediato o las rutas que realizas de manera recurrente, en un espacio abierto totalmente nuevo puede desorientarse. Dicho de otro modo: vigílale, nunca pierdas el contacto visual y llámale de vez en cuando, para que sepa por dónde vais. Ten en cuenta que quizá tú estás yendo por un camino pero él se está remojando en el agua, por lo que puede perder las referencias acústicas.

Por experiencia, no hay nada más angustioso en esta vida que el hecho de que se pierda tu perro. Nosotros nos hemos llevado algún que otro susto a lo largo de los años y este consejo lo tenemos siempre presente.

…pero déjale que vaya a su aire

Eso sí, una cosa no quita la otra. Que tengas a tu perro controlado no significa que seas un histérico que vaya controlando hasta el último paso que da. Seguramente su rutina tenga ya bastante control, ya que normalmente los perros pasan un montón de rato solos en casa mientras sus humanos están en el trabajo. Por tanto, cuando vayas con ellos a caminar es importante que puedan explorar y disfrutar de la aventura.

¿El perro atado o suelto?

El eterno debate. Vamos a apelar al sentido común y no posicionarnos en ninguno de los dos extremos, por lo que la respuesta a la pregunta está clara: depende.

Si tu perro está bien educado, estás en un lugar en el que no hay nadie, no hay carteles avisando de peligros y tienes la situación bajo control, puedes soltarle y lo normal es que no haya ningún problema.

Por el contrario, si estás en un sitio con mucha gente, con ganado suelto o tu perro se pone nervioso al ver a otros animales, lo mejor es que lo lleves atado. También ten en cuenta la legislación vigente, pues en muchos entornos naturales protegidos se indica claramente que el perro debe ir atado.

Dicho sea de paso, os recomendamos dos tipos de correas para hacer senderismo: las que van atadas a vuestra cintura (así no tendréis una mano ocupada todo el tiempo) y las que tienen varios metros de longitud (pues vuestro perro podrá tener más libertad).

Sabemos que este apartado es polémico, que en todos los bandos hay cafres y que no faltarán los haters que dejen un comentario diciendo que el perro siempre suelto o el perro siempre atado, pero apelamos al sentido común.

Documentación, vacunas y seguro

Ten encima siempre la documentación de tu perro, ya que la podrías necesitar en caso de que pase algo o de que te la pidan las autoridades. Por supuesto, no hace falta decir que tienes que tenerlo todo al día: vacunas puestas, el chip y el correspondiente seguro de responsabilidad civil. España es como es y en cada comunidad autónoma hay una legislación diferente, pero en cualquier caso es un tema que tenéis que controlar al dedillo.

Mira el pronóstico del tiempo

Este es un consejo para senderistas en general, vayan sin perro o con él, pero especialmente a los que van acompañados de su amigo de cuatro patas. Pongamos tres ejemplos concretos:

  • Si va a estar lloviendo todo el día, quizá te interese llevar un chubasquero para perros.
  • Si va a hacer muchísimo calor, es conveniente evitar las horas centrales del día y llevar agua de sobra.
  • Si vas a la nieve, protege las almohadillas de tu perro o se las puede quemar.

El tiempo es cambiante y puedes llevarte sorpresas, pero cuanta más información tengas más fácil será tu ruta.

Lleva agua y snacks

Igual que tú te preparas una mochilita con cantimplora y bocadillos, no olvides que tu perro también puede necesitar (y de hecho necesitará) tanto comida como bebida.

Venden unas botellas estupendas para llevar agua del perro, con una especie de vasito desplegable que hará que pueda beber con comodidad.

A nivel de comida, nosotros solemos llevar un paquete de salchichas. Nos sirve no solo para que reponga fuerzas a mitad de la ruta, sino también para educarle, premiarle o hacer juegos con él.

Ten siempre a mano un kit de primeros auxilios

No cuesta nada tener en la mochila (o en el coche, si no queréis cargar con él) un pequeño kit de primeros auxilios perrunos. Pensad que vosotros vais con zapatillas o botas de montaña, pero vuestro perro va caminando descalzo. Los cortes son más frecuentes de lo que parece, así como encuentros con garrapatas (de las que hablaremos más adelante).

En nuestra opinión, nunca deberían faltaros las vendas, un spray cicatrizante y unas pinzas.

¡Cuidado con las garrapatas!

Pues sí, las garrapatas pueden ser un problema. Y en el campo hay, no queda otra. Por eso, podéis tomar dos tipos de medidas:

  • Preventivas: venden pipetas antiparásitos y sprays que se pueden rociar antes de salir, además del típico collar antibichos que vuestro perro debería llevar siempre puesto.
  • Reactivas: después de cada ruta, conviene que reviséis a vuestro perro. A veces se rascan cuando tienen una garrapata, pero otras ni se enteran. En caso de detectar una, utilizad las pinzas del kit de primeros auxilios para retirarlas. Si no sabéis o no podéis, acudid directamente al veterinario.

Placas identificativas y elementos de color

Como hemos dicho anteriormente, haciendo senderismo es posible que vuestro perro se distraiga, ya que no tiene controlados los olores y las distancias como cuando pasea al lado de casa. Por eso, es fundamental que siempre lleve en el arnés o collar una placa identificativa con su nombre y vuestro número de teléfono. Así, en caso de que alguien se lo encuentre, podrá localizaros con mucha más facilidad.

También es recomendable que vuestro perro lleve algo colorido, como un pañuelo, un arnés o algo así. Lamentablemente, muchas más veces de las que nos gustaría nos hemos visto cerca de cazadores, y esa clase de gente primero dispara y luego pregunta. Por tanto, mejor que vuestro perro esté diferenciado y a así evitaréis que se lleve un perdigonazo por parte de un desalmado.

Juguetes y juegos de olfato

Si os lo queréis currar de verdad, podéis aprovechar los días de senderismo para jugar con vuestro perro y que sean jornadas inolvidables para ellos también. Nosotros siempre llevamos pelotas y mordedores, aunque a veces con un palo o una piña es más que suficiente.

También solemos prepararles juegos, tan sencillos como llevar trozos de salchicha e ir escondiéndoselos o dándoselos si se porta bien. Así le hemos enseñado a sentarse o tumbarse, entre otras muchas cosas.

Haz que vaya cómodo y seguro en el coche

Para terminar, un consejo para antes y después de hacer senderismo: tenéis que llevar a vuestro perro de una manera adecuada en el coche. La legislación es ambigua, pero en cualquier caso tiene que ir atado y sin acceso al conductor. Nosotros le solemos llevar en el maletero con su camita, pero también se le puede atar en los asientos traseros. Para haceros más fácil este último punto, hemos preparado un artículo sobre cómo llevar a vuestro perro en el coche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.