Ventas Rumba: la cascada más ancha de toda Europa está en Letonia

Kuldiga, uno de los pueblos más bonitos de Letonia, esconde en su término municipal una de las mayores sorpresas del país: la cascada más ancha de Europa. Conocida como Ventas Rumba en letón, Venta Rapid en inglés o simplemente como las Cascadas de Kuldiga, se trata de un salto de agua súper ancho. Puede que la caída no sea precisamente altísima, pero os aseguramos que se trata de uno de los destinos naturales más interesantes de toda Letonia.

Las Cascadas de Kuldiga

Las Cascadas de Kuldiga tienen entre 249 y 270 metros de ancho en función de la época del año, siendo las más anchas de todo el continente europeo. Su caída oscila entre los 1,8 y los 2,2 metros, por lo que no esperéis un mega-cascadón de los que daría miedo caerse.

Sin embargo, se trata de un espacio natural de una excepcional belleza paisajística. Contemplar las cascadas desde los miradores que hay en Kuldiga, bajar a nivel de agua o incluso visualizarlas a vista de dron os dará una idea de la excepcionalidad del lugar.

Las cascadas están en el propio pueblo de Kuldiga. Para ir a verlas, poned en el GPS el Puente Viejo de Ladrillo, ya que desde allí veréis (y oiréis) las cascadas. No hay que pagar entrada ni están sujetas a horarios, por lo que no hay excusas para no visitarlas.

Obtener la mejor panorámica de la cascada

Ventas Rumba son unas cascadas sensacionales, pero es cierto que su escaso desnivel hacen que, sobre el papel, puedan parecer poco atractivas. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Nosotros os recomendamos dos puntos para contemplarlas. El primero ya lo hemos mencionado: el Puente Viejo de Ladrillo. Desde este antiguo paso sobre Río Venta se puede hacer una primera aproximación a las cascadas.

Eso sí, la mejor opción para disfrutar de ellas es la pequeña Pils Iela, una pequeña avenida sobre el paso del río. Desde allí tenéis todo tipo de miradores y barandillas a los que asomaros. Incluso hay restaurantes que ofrecen la posibilidad de comer o cenar contemplándolas desde la altura.

Kuldiga, un pueblo de cuento

Por supuesto, ya que estáis allí, la visita al propio pueblo de Kuldiga es más que obligada. Se trata de uno de los pueblos más bonitos de toda Letonia, ya que, por su situación alejada de los grandes circuitos comerciales, ha llegado hasta nuestros días prácticamente inalterado.

En Kuldiga encontraréis varias iglesias, dos ayuntamientos y calles repletas de casitas de madera en las que el tiempo parece haberse detenido. Pasead sin prisa y descubrid por qué este pueblo tiene premios reconociendo su importancia como destino de turismo rural emergente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *