Tioga Pass, la cara más desconocida de Yosemite

El Tioga Pass (también conocido como Tioga Road, por la carretera que lo atraviesa) es el camino que cruza el Parque Nacional de Yosemite de oeste a este, siempre transitando por su cara norte. Es quizá la zona menos conocida de este emblemático lugar, ya que permanece cerrada más de la mitad del año por la presencia de nieve y el consiguiente riesgo de avalancha. En este artículo os mostramos qué es, cómo visitarlo, qué ver y en qué épocas del año lo encontraréis abierto.

Qué es el Tioga Pass y cómo se visita

Tioga Pass tiene unos 90 kilómetros, lo cuales oscilan entre los 1900 y los 3000 metros por encima del nivel del mar. Todo ello por el norte de Yosemite, en una zona mucho menos concurrida que el resto del Parque Nacional.

El párrafo anterior se traduce en parajes épicos, absolutamente épicos. Será difícil que hagáis más de 5 kilómetros sin parar a hacer una foto, ya que transitaréis por paisajes increíbles. A eso hay que sumarle que hay un montón de rutas y puntos de interés cuya parada es casi obligada, por lo que el Tioga Pass bien podría ocuparos todo el día.

A todo lo anterior hay que sumarle que en Tioga Pass es donde más posibilidades existen de poder disfrutar de encuentros con la fauna más esquiva de Yosemite. Más allá de especies como el lince rojo o el coyote, sin duda el más buscado es el oso negro. Se calcula que viven entre 300 y 500 ejemplares en el Parque Nacional, buena parte de ellos en esta zona. ¡Id con los ojos bien abiertos!

Visitar Tioga Pass es relativamente sencillo, aunque hay tantas experiencias como viajeros. Lo normal es dedicarle un día completo, ya que son casi 100 kilómetros, se avanza despacio y hay mucho que ver. Sin embargo, depende mucho de vuestro plan. Por ejemplo, nosotros nos íbamos a ir de Yosemite por el sur, por lo que hicimos en un mismo día todo el Tioga Pass, luego visitamos Mono Lake y retrocedimos sobre nuestros pasos en esa misma jornada.

Por doquier veréis apeaderos y pequeños aparcamientos, para hacer simples paradas fotográficas o para dejar el coche durante la realización de una ruta. Es bastante cómodo, aunque tenemos que decir que más de un frenazo tuvimos que pegar. ¿El motivo? Que la gente paraba de repente porque había un animal o querían hacer una foto.

Por último, una recomendación: llevad algo para el dolor de cabeza. El enorme desnivel que se supera en Tioga Pass se acaba notando, así que bien haríais en tomar en consideración este consejo.

Qué ver en Tioga Pass: 5 paradas imprescindibles

Como ya hemos dicho, en Tioga Pass hay muchísimas cosas que ver. Esto implica que podéis hacer una ruta muy a vuestro gusto: se lo pasarán igual de bien los que busquen dar suaves paseos que aquellas personas que quieran hacer rutas súper exigentes. Sin embargo, también acarrea tener que hacer sacrificios, ya que incluso en una jornada completa será imposible verlo todo.

Nosotros os vamos a dejar cinco visitas imprescindibles en Tioga Pass, aunque vaya por delante que son absolutamente subjetivas. Tuvimos que dejar en el tintero cosas que tenían muy buena pinta (como Lower y Upper Cathedral Lake), pero el día solo tenía 24 horas.

Así, estos son los cinco puntos que no deberíais perderos:

Olmsted Point

Tras un buen rato conduciendo (y flipando) con Tioga Pass, nuestra primera parada fue en Olmsted Point. Tal y como ya os mostramos en el artículo que le dedicamos, se trata de un espectacular mirador a la cara norte del Half Dome.

Lo mejor de esta parada es que ofrece una vista colosal a cambio de prácticamente nada, pues apenas tendréis que caminar unos 400 metros para llevaros fotos tan épicas como las que veis.

Tenaya Lake

El siguiente punto en el que hicimos escala fue en Tenaya Lake. Probablemente es el lago más lago que hayamos visto en nuestra vida, ya que tiene la típica imagen de infancia: agua transparente, un profundo bosque en segundo plano, montañas en el horizonte…

Hay varias zonas para parar en Tenaya Lake. Os recomendamos deteneros en todas ellas, ya que todas las perspectivas son igual de bonitas.

Soda Springs

Es imprescindible que vayáis también a Soda Springs. Hablamos de una ruta de apenas una hora, la cual os pondrá en disposición de visitar parajes que también son maravillosos.

El elemento protagonista del recorrido es un misterioso manantial de agua que no tiene explicación científica plausible. Sin embargo, también hay que mencionar un bonito puente de madera, diferentes cabañas en medio del bosque y la posibilidad de ver animales en libertad como ciervos o castores.

Lemberth Dome

Otra parada obligada es el Lembert Dome, una colosal cúpula de granito de casi 250 metros de altura. Parece mucho más grande, ya que la roca desnuda destaca muchísimo en medio de tanto árbol. Se puede subir hasta arriba del todo (nosotros vimos a gente haciéndolo), pero cada segundo cuenta en Tioga Pass y nosotros nos limitamos a contemplarla.

Por cierto, en las inmediaciones de Lembert Dome pudimos ver a una familia de osos en libertad. Eran una mamá y sus dos cachorros, los cuales estaban yendo en dirección a Soda Springs.

Ellery Lake

Por último, aun tuvimos tiempo para visitar el Ellery Lake, llamado así en honor al jefe indio del mismo nombre. Resulta curioso, ya que él mismo protestó ante esa nomenclatura, ya que el lago se llamaba Pie-we-ack (Lago de las Rocas Brillantes). Una vez más, hablamos de una parada fascinante y que llenará vuestro teléfono de fotografías increíbles.

Qué ver al otro lado de Tioga Pass

¿Habéis llegado al finall del Tioga Pass? En ese caso, pueden pasar dos cosas:

  • Que vuestra ruta siga hacia el este: seguid con vuestro camino y dejad Yosemite en vuestro retrovisor. Seguro que fue una experiencia fascinante.
  • Que vuestra ruta siga hacia el sur: así era nuestro recorrido. En esa situación, tendréis que deshacer el camino y volver a hacer Tioga Pass, solo que en dirección opuesta.

En ambos casos, al este de Yosemite tenéis un montón de cosas interesantes. Seguid leyendo y os mostramos algunos destinos que deberíais aprovechar para ver si ya estáis allí.

Lee Vining Canyon Scenic Byway

Realmente es el tramo final del Tioga Pass, pero la Lee Vining Canyon Scenic Byway es una carretera que brilla con luz propia. Se trata de un recorrido de apenas 12 millas que atraviesa el Inyo National Forest, y que sirve de transición entre Yosemite y las tierras del este. Hablamos de una zona especialmente bonita.

Mono Lake

Os toparéis de bruces con el Mono Lake nada más salir de Tioga Pass. Se trata de un enorme lago salado, con agua alcalina y en la que hay altos niveles de arsénico. Ofrece paisajes únicos y una biodiversidad única, aunque también ha sido foco de arduas batallas legales con la ciudad de Los Ángeles. A finales del siglo XX desviaron las aguas de los ríos que lo alimentaban para abastecer la ciudad, haciendo que empezase a perder agua. Finalmente se impuso la cordura y poco a poco ha recuperado sus niveles originales.

Mammoth Lakes

Un poquito hacia el sur está Mammoth Lakes, una localidad que es sinónimo de turismo activo. Junto a este pequeño pueblo encontraréis varios pequeños lagos, bosques, montañas e incluso una gran estación de esquí.

Las Vegas

Por último, un dato interesante. Aunque realmente se encuentra a cinco horas, el Tioga Pass es el lugar de acceso más obvio a Yosemite desde Las Vegas. Por tanto, son muchos los viajeros que aprovechan que están en la ciudad del pecado para hacerse una excursión de un par de días y dejarse caer por este magnífico espacio natural. No es técnicamente algo que ver en los alrededores del Tioga Pass, pero seguro que este dato es de utilidad para más de un viajero.

Épocas de apertura y cierre de Tioga Pass

Ya hemos dicho por activa y por pasiva que el Tioga Pass solo abre en los meses cálidos del año, pero queremos terminar ampliando un poco esta información. No hay fechas fijas de apertura y cierre, ya que básicamente depende de lo que haya nevado ese año. Lo mejor es que miréis directamente en https://www.nps.gov/yose/planyourvisit/conditions.htm.

A modo de referencia, lo normal es que los trabajos de retirada de nieve comiencen en la primera quincena de abril, prolongándose durante unas ocho semanas. Pueden ir abriendo tramos parcialmente, pero lo normal es casi dos meses hasta que el Tioga Pass es transitable en su totalidad.

A modo de referencia, en los últimos años ha abierto entre primeros de mayo y finales de junio. Los años más tempraneros se podía conducir de punta a punta durante la primera semana de mayo, pero en años de mucha nieve hasta prácticamente julio era un paso cerrado. Por otro lado, lo normal es que para mediados de noviembre cierre por completo.

Mapa turístico de Tioga Pass

Aquí os dejamos un mapa de Tioga Pass, con todo lo que visitamos nosotros y también con algunos extras para que no se os quede nada en el tintero.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *