Subida a El Picazuelo, uno de los mejores miradores de la Sierra Norte de Madrid

¿Queréis disfrutar de una buena panorámica de la Sierra Norte? En ese caso, sin duda tenéis que hacer la ruta de El Picazuelo, un recorrido de escasa hora y media que os permitirá disfrutar de unas vistas increíbles. Parte desde el pequeño pueblo de Cinco Villas, uno de los núcleos urbanos que forman parte del municipio de Puentes Viejas.

El Monte de Utilidad Pública «Cerro de Cinco Villas», el orgullo del pueblo

Seguro que habéis oído muchas veces eso de «monte de utilidad pública», pero… ¿sabéis exactamente lo que es? Básicamente se trata de un espacio natural que pertenece al pueblo, ya sea por un motivo concreto (como proteger de inundaciones o riadas) o simplemente por el mero hecho de ofrecer un medio ambiente adecuado para que las personas disfruten de él.

En ese marco legal se encuentra el Cerro de Cinco Villas, un espacio protegido de casi 70 hectáreas coronado por el Monte El Picazuelo. Con sus 1250 metros de altura sobre el nivel del mar, es uno de los puntos más altos de esta zona de la Sierra Norte de Madrid.

En la ruta que os proponemos en este post, se sube hasta lo alto para disfrutar del pinar de sus lomas y de la panorámica que encontraréis en la cima. Por supuesto, ya que estáis allí no olvidéis hacer algo de turismo en Cinco Villas, un pueblo muy pequeñito pero que bien merece la pena.

Ruta de El Picazuelo

Empezamos en la Iglesia de Santa Ana, un edificio que no tiene pérdida en Cinco Villas ya que se ve desde todo el pueblo. Desde él pusimos rumbo al cementerio, por un camino que comunica directamente con la entrada al Monte de Utilidad Pública «Cerro de Cinco Villas». En realidad, si no nos gustase escribir os diríamos «seguid todo recto y llegaréis a la cima» y podríamos terminar este artículo tranquilamente. Pero ya sabéis que nos gusta la fantasía.

Una vez franqueéis el acceso al monte, comenzará la subida. Para ello, atravesaréis un frondoso pinar que os resguardará del viento y os proporcionará una temperatura agradable durante todo el año. Además, la pista por la que se transita está en buen estado y claramente definida, por lo que no tiene pérdida.

Subir no es complicado, aunque obviamente es una cuesta constante. Sin embargo, es muy suavecita y solo el último repecho se hace un poco pesado. Hasta entonces podréis disfrutar sin perder el aliento de los miles de pinos resineros con los que se repobló el monte durante el siglo XX.

En la cima de El Picazuelo encontraréis un punto de observación que forma parte de la Red de Miradores Panorámicos de la Mancomunidad del Embalse del Atazar. Desde él, las vistas son increíbles. Hacednos caso: subir merece la pena, porque disfrutaréis de una de las mejores vistas de la Sierra Norte.

Por supuesto, no puede faltar la foto de rigor en el Vértice Geodésico que el Instituto Geográfico Nacional ha ubicado en la cima del monte.

En lo alto veréis también una antena enorme, que sirve para albergar diferentes estaciones de internet, telefonía móvil y repetidores de telecomunicaciones en general.

Ya que estáis arriba, id detrás de la antena, ya que tendréis acceso a otras vistas totalmente distintas (aunque igual de bonitas). En este caso, más hacia la A-1, pero perfectas para completar la panorámica de la sierra.

El descenso se hace por el mismo camino, pero se tarda algo menos ya que la pendiente acompaña.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: cualquier punto desde el pueblo de Cinco Villas es bueno para iniciar esta ruta. Por dar una referencia en la que podéis aparcar, nosotros empezamos desde la Iglesia de Santa Ana.

📏 Distancia / desnivel: no es una ruta circular, sino de ida y vuelta. Llegar desde el pueblo hasta El Picazuelo es de casi 2,5 kilómetros, por lo que calculad cinco entre subir y bajar. Aunque hay que ascender a la cima de un monte que está a 1250 metros sobre el nivel del mar, pero por suerte la mayor parte de la altura la habréis salvado llegando en coche hasta Cinco Villas. Así, el desnivel positivo de la ruta es de 165 metros.

💪 Dificultad: más fácil imposible. Hay un repechito último que puede costaros un poquito más de la cuenta si no soléis salir a caminar, pero os prometemos que es una ruta de lo más facilona.

⏲️ Duración: entre subir y bajar, con las correspondientes cincuenta mil fotos que solemos hacer, tardamos una hora y media. Yendo a buen paso y sin ser esclavos de Instagram seguramente podáis hacerla en menos de una hora y cuarto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *