Ruta de 4 días por Edimburgo y las Highlands: guía para una escapada perfecta

Esta guía para viajar a Edimburgo y las Highlands os muestra todo lo que ver y que hacer en 4 días por la capital de Escocia y sus alrededores. En ella hemos recopilado todo tipo de información práctica, os mostramos qué cosas no deberíais perderos bajo ningún concepto y también os enseñamos un montón de truquitos para hacer que vuestra escapada a la zona sea inolvidable.

Introducción: una visita express a la capital de Escocia y sus alrededores

Pequeña, pero matona. Así es como podría definirse a Edimburgo, la segunda ciudad más visitada del Reino Unido (solo superada, obviamente, por Londres). Es un lugar de muchísimos contrastes, pues tan pronto parece un acogedor pueblecito en medio de la campiña como una populosa urbe en la que todo puede suceder.

La propuesta cultural de Edimburgo es sobresaliente a nivel internacional. Aparte de su mítico festival veraniego o de su enorme mercado navideño, fue el primer lugar del mundo galardonado como Ciudad de Literatura por la UNESCO. Todo enmarcado en un paraíso a nivel arquitectónico e histórico, que a su vez está envuelto en un entorno natural privilegiado.

No hay mejor época para viajar a Escocia: todas son buenas. Edimburgo es una ciudad con muchísima personalidad, en la que ningún día del año faltan las gaitas, las historias de fantasmas o las hordas de niños (y no tan niños) siguiendo las huellas de Harry Potter. Además, es un lugar con una enorme colonia de españoles, por lo que es muy fácil encontrar rutas y servicios pensados específicamente para castellanoparlantes.

Además, Edimburgo es el punto de partida óptimo para visitar las Tierras Altas de Escocia. De hecho, muy mal os lo tenéis que montar para ir a la capital de Escocia y no hacer una excursión por el Valle de Glencoe o por el mítico Lago Ness.

Cómo llegar y cómo moverse por Edimburgo

Edimburgo es una ciudad fácilmente conectada con España por avión. Compañías lowcost como EasyJet o Ryanair ofrecen vuelos directos todo el año: no sería difícil que consiguieseis viajar a la capital de Escocia por unos 100€ ida y vuelta. Eso sí, en temporada alta lo normal sería pagar el doble o incluso el triple. Llegar del aeropuerto a la ciudad es sencillo, pues hay conexión directa mediante un tranvía o un autobús que cuestan menos de 10 libras ida y vuelta.

Una vez lleguéis a Edimburgo, moverse por la ciudad es muy sencillo. Hay una tupida red de transporte público que incluye autobuses, trenes y tranvías. Sin embargo, para moveros por lo top (Old Town y New Town) las distancias se pueden hacer a pie tranquilamente.

A nivel de excursiones, desde Edimburgo podéis partir mediante coche de alquiler o en un tour organizado. Sin embargo, de eso hablaremos un poquito más adelante, cuando os hablemos de las Highlands.

Qué ver en Edimburgo

La verdad, este ha sido un post muy difícil de hacer. Cuando nos animamos a escribirlo, no sabíamos ni por dónde empezar. Edimburgo es un lugar inabarcable, en el que se puede ver y hacer prácticamente de todo. Para que os hagáis una idea, tenemos publicadas guías sobre sus lugares más fotogénicos, sobre qué hacer en un día de lluvia, sobre cómo viajar con perro o incluso sobre rutas temáticas, como la de Harry Potter.

En cualquier caso, os vamos a poner aquí las principales zonas a visitar, para que poco a poco las vayáis desmenuzando y os preparéis una visita que se adapte al 100% a vuestros intereses.

Old Town

La Old Town es el corazón de la ciudad de Edimburgo. Es el origen, el lugar en el que se ha conservado la esencia medieval de la capital de Escocia.

La visita se puede organizar de muchas maneras, pero nosotros solemos recomendar subir hasta el Castillo y recorrer la Royal Mile de punta a punta. Así llegaréis hasta el Palacio de Holyrood, después de unas horas intensísimas y repletas de posibilidades.

Por el camino, todo tipo de sorpresas: desde la Catedral de San Giles hasta el Museo de los Escritores, pasando por la John Knox House o por Victoria Street, entre otras muchas cosas. Hay que tener en cuenta que es una ciudad en constante evolución, tal y como acreditan nuevos atractivos turísticos (como el Physic Garden de Holyrood).

New Town

De lo medieval pasamos a lo neoclásico gracias a la New Town, el ensanche construido en la segunda mitad del siglo XVIII. Una nueva ciudad, pensada por y para las clases pudientes de Edimburgo.

Allí os esperan enormes museos como la Scottish National Gallery, lugares destacados como el Monumento a Walter Scott o el edificio del Banco Nacional de Escocia.

En algún momento del recorrido por la New Town pasaréis por Princes Street, su calle más emblemática. Merece disfrutar con calma de esta avenida comercial gigante, al igual que no deberíais iros de allí sin ver los adyacentes Princes Street Gardens.

Calton Hill

La mítica colina de Calton Hill también es una visita obligada. Conocida como “la pequeña acrópolis de Edimburgo” por el famoso Monumento Nacional, en las faldas de esta montañita tenéis mucho que ver y hacer.

Tened presente que uno de los principales motivos por los que subir a Calton Hill es disfrutar de las vistas de Edimburgo. Se trata de un excelente mirador 360º, desde el cual podréis conseguir algunas de las imágenes más emblemáticas de la ciudad.

Dean Village

Si en algún momento os agobia compartir vuestros pasos con tanto turista, no tenéis más que poner rumbo a Dean Village. Aunque está a pocos pocos pasos de todo el centro, lo cierto es que es un remanso de paz. Se trata de una antigua aldea en la que no veréis tiendas para comprar imanes de nevera ni cientos de turistas a cualquier hora del día, sino más bien todo lo contrario.

Caminando por las calles de Dean Village solo se escucha el rumor del río, que avanza incesante bajo la atenta mirada de casas de fachada de piedra que llevan siendo iguales desde hace ya muchos siglos.

Stockbridge

También os recomendamos ir a Stockbridge si buscáis algo diferente. Es algo así como el barrio bohemio de Edimburgo, en el cual encontraréis algunos de sus restaurantes y comercios más auténticos. Hay muchísimas cosas que ver en esta zona de la ciudad, la verdad.

Tiene algunos emblemas absolutamente reconocibles, como Circus Lane o el sendero Water of Leith (que comunica directamente con Dean Village a la que se camina junto al río).

Por supuesto, no podéis perderos su mercado semanal, uno de los más animados de Edimburgo.

The Meadows

The Meadows es una de nuestras zonas verdes favoritas de Edimburgo. Un enorme parque rodeado por la zona universitaria y en el que es costumbre ir a pasar el día, ya sea para hacer un picnic o echar un ocasional partido de fútbol.

Es una de las grandes sedes del Festival de Edimburgo, el evento estival que año a año sitúa a la ciudad como la capital cultural del planeta.

Arthur’s Seat

Si tenéis ganas de caminar, no tenéis más que poneros calzado cómodo y hacer la ruta hasta Arthur’s Seat. Es uno de los enclaves más visitados de los alrededores de Edimburgo, ya que desde él podréis disfrutar de una vista increíble del casco histórico de la capital de Escocia.

Cementerios de Edimburgo

Por último, no queremos dejar de hacer una mención específica a los Cementerios de Edimburgo. Repletos de leyendas y misterios, pero a la vez de enterramientos de personajes ilustres. Pasear entre sus lápidas y mausoleos es sinónimo de tener al alcance de la mano obras escultóricas y arquitectónicas de primer nivel.

Excursión por las Highlands

Por si todo esto os ha parecido poco, vamos con una recomendación que debéis tener muy presente: no hay viaje a Edimburgo que esté completo sin hacer una incursión por las Highlands. Da igual si tenéis un día, tres, siete o más: las Tierras Altas de Escocia están muy a mano desde la capital, por lo que sería una pena perdérselas.

Nosotros hemos hecho ya muchas excursiones por la zona, tanto por libre como en visita organizada. De hecho, tenemos un post comparando ambas alternativas.

¿Qué se ve en una excursión por las Highlands? Con un día o día y medio, sin duda hay dos grandes protagonistas:

  • Valle de Glencoe: un lugar auténticamente de ensueño. Es de lo mejorcito que se puede ver en Europa, gracias a su ríos, cascadas, montañas y pueblecitos con encanto.
  • Lago Ness: vayáis atraídos allí por la leyenda de Nessie (el monstruo que vive en sus aguas) o por su belleza natural, esta es una para obligatoria.

De todos modos, las posibilidades son infinitas: las esculturas gigantes de The Kelpies, la ciudad medieval de Stirling, la bonita Inverness, el pueblo de Callander, el Castillo de Urquhart…

Ojo, que si vais con más tiempo podéis ir a otros muchos lugares, como la mítica Isla de Skye.

Gastronomía y compras

Vamos a empezar con algo básico: ¡ojito con los horarios! Edimburgo es una ciudad con horarios tirando a británicos, por lo que no esperéis tiendas abiertas más allá de las 18:00, especialmente si no viajáis en verano. Misma cosa en cuanto a los restaurantes: no vayáis a cenar muy tarde o solo encontraréis carteles de closed.

Restaurantes auténticos y mercados increíbles

Edimburgo cuenta con una oferta gastronómica excelente. Es cierto que hay muchas cadenas, pero aparte de las típicas internacionales también encontraréis de índole local.

Los pubs son siempre una opción a considerar, gracias a la amplitud de los horarios de sus cocinas y a la sencillez de sus platos. También tenéis que tener en cuenta que hay un montón de proyectos independientes, los cuales elaboran con mimo todos sus platos e incluso craftean su cerveza.

¿Comidas típicas? Pues podríamos hablaros desde el típico scottish breakfast hasta Irn-Bru, una bebida capaz de desafiar a la Coca-Cola. En cuanto a platos, tenéis las típicas cosas inglesas (como fish & chips), también se llevan mucho los mejillones (como en Bélgica) o el haggis, una especie de morcilla que se suele servir acompañada de puré de patata y nabo.

Os recomendamos intentar visitar también mercados locales, como el de Stockbridge o el Farmers’ Market, donde podréis degustar platos recién hechos a un precio más que adecuado.

Souvenirs típicos de Edimburgo

En Edimburgo han convertido los símbolos de Escocia en sus principales souvenirs: desde kilts hasta gaitas, pasando por peluchitos de vacas peludas, whiskeys o ajedreces. También os recomendaros haceros con algo de literatura, pues para algo es Ciudad de las Letras.

Una buena opción para comprar regalitos, más allá de las típicas tiendas turísticas, es hacerlo en las clásicas charities de Edimburgo: comercios que suelen poner en circulación artículos de segunda mano con la intención de recaudar fondos para una causa noble.

Mapa turístico de Edimburgo

Para terminar, aquí os hemos preparado un mapa turístico de Edimburgo, en el cual os enseñamos dónde están los principales puntos de interés de la ciudad:

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *