Qué ver y hacer en el Valle del Ara: guía para un fin de semana entre Broto, Boltaña y Aínsa

Una de las zonas más interesantes de los Pirineos, a su paso por Aragón, es el Valle del Ara. Está justo al sur del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, y en el bonito valle excavado por el río Ara se pueden encontrar algunos de los pueblos más bonitos de la zona. Seguid leyendo y os daremos todas las claves para organizar una excursión de fin de semana.

Introducción: lo mejor de la cara sur de los Pirineos aragoneses

El Valle de Ara está en la cara sur de los Pirineos oscenses, en la comarca de Sobrarbe. Aunque pueda parecer un sitio recóndito y aislado, durante mucho tiempo fue lugar de paso obligado en las rutas de trashumancia hacia Francia. Esos movimientos, unidos a los rigores del clima pirenaico, se encargaron de modelar la arquitectura de los pueblos del valle.

El gran protagonista de este extenso territorio de origen glaciar es el río Ara, pues a su vera ha surgido un buen puñado de pueblos llenos de encanto. Eso sí, también veréis puente de piedra, hospitales de peregrinos, ermitas…

Moverse por el Valle del Ara es relativamente sencillo, y que una carretera lo atraviesa de norte a sur (la A-138) y otra de este a oeste (la N-260). Por tanto, pese a lo escarpado del lugar, todo queda comunicado en escasos minutos.

Qué ver en el Valle del Ara

Vamos a enseñaros ahora los sitios que más nos gustaron de nuestra visita al Valle del Ara:

  • Torla-Ordesa: lo más al norte que vimos allí. Aunque la mayor parte de los viajeros solo lo utilizan como trampolín para visitar el Parque Nacional, lo cierto es que este bonito pueblo bien merece una visita.

  • Broto: uno de los pueblos que más nos gustaron del Pirineo. Su patrimonio arquitectónico es impresionante, tiene una excelente oferta gastronómica y desde allí podréis ir andando a la famosa Cascada del Sorrosal, por lo que no hay motivos para no hacer esta visita.

  • Oto: ubicado al ladito de Broto, este pequeño pueblo nos pareció encantador. Puede que sea el más desconocido de la lista, pero también el que tiene el carácter pirenaico más conservado.

  • Boltaña: aquí os espera uno de los cascos históricos de mayor tamaño de todos los Pirineos. Tiene disposición radial, en la cual podréis visitar sin ninguna complicación su castillo, conocer sus casas de piedra y bajar hasta su piscina natural.

  • Aínsa: por último, no se nos ocurre nada más imprescindible que la visita a este popular destino pirenaico. Es uno de los pueblos más bonitos de España, con un casco urbano que se ha mantenido prácticamente igual desde la Edad Media. ¡De locos! Si podéis evitar fines de semana mejor que mejor, ya que se suele llenar de gente.

Sabemos que nos hemos dejado algún que otro destino típico, como Buesa o Fiscal, pero en los dos días que pasamos en el valle no tuvimos tiempo de verlos. ¡Ya volveremos!

Comer y dormir en el Valle del Ara

Siempre decimos que en los Pirineos se come de maravilla, pero es que el Valle del Ara se lleva la palma. En nuestro viaje por allí no solo disfrutamos de una deliciosa cata de quesos, sino también de su cerveza artesanal, del mejor ternasco de Aragón que hayamos comido nunca y también de sus dulces. La gastronomía del Valle del Ara es motivo más que suficiente para hacer una escapada.

Además de todo lo anterior, la cercanía con el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido hace que el Valle del Ara sea un estupendo lugar para alojarse. Los Pirineos aragoneses tienen una excelente oferta hotelera, pero está especialmente desarrollado en el Valle del Ara. Imposible no encontrar una opción que se adapte a vuestro bolsillo.

Y si estáis viajando en furgoneta, aquí también encontraréis multitud de opciones. Desde el parking de pago de Aínsa hasta puntos en medio de la nada, pocas zonas veréis en los Pirineos con más park4nights que esta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.