Qué ver en Torremocha del Jarama

Hoy queremos enseñaros Torremocha del Jarama, un pueblo que demuestra que la Comunidad de Madrid es mucho más que la capital, asfalto y ciudades dormitorio. En concreto, en este bonito pueblo a la vera del Río Jarama encontraréis todo lo que se puede esperar de una pequeña villa castellana: casonas tradicionales, lustrosas plazas, fuentes de piedra, elementos que recuerdan a los viejos oficios, una bonita iglesia… Hay mucho que ver y hacer en Torremocha del Jarama, pero estamos seguros que no os perderéis nada si leéis con atención esta guía turística.

Arquitectura tradicional en Torremocha del Jarama

Una villa castellana entre los campos de cereales del Jarama

Torremocha del Jarama tiene una excelente ubicación al noreste de la Comunidad de Madrid. Se encuentra en medio de un mar de cultivos, entre los que destacan los cereales, las viñas y los olivos. Nada de esto sería posible sin las aguas del Río Jarama y, en menor medida, del Arroyo de San Román.

De hecho, mucho hay que decir sobre el agua, ya que las tierras de Torremocha están atravesadas por algunas de las principales obras hidráulicas de la Comunidad de Madrid, como el Canal de Cabarrús, el Canal de El Atazar o el Canal del Alto Jarama.

Hablando de elementos que atraviesan la zona, también son varias las vías pecuarias que discurren por el entorno. Junto a ellas, campos de cultivo que dan buena cuenta del gran desarrollo que algunos oficios tradicionales han tenido en Torremocha del Jarama.

Cultivos en Torremocha del Jarama

Todo lo dicho hasta aquí suena como a pueblo perdido en medio de la nada, pero nada más lejos de la realidad. Torremocha del Jarama está a tres cuartos de hora de la capital, por lo que puede ser una perfecta excursión desde Madrid. Encontraréis, además, un pueblo muy vivo, de esos en los que la mayor parte de los edificios están cuidados, se ve gente por la calle y siempre hay algo que hacer.

Torremocha del Jarama, Sierra Norte de Madrid

Hay una curiosidad que no queremos dejar de destacar, y es que el pueblo tiene posiblemente el tejido empresarial más activo de la Sierra Norte de Madrid: con menos de mil habitantes, en Torremocha del Jarama hay alrededor de cien empresas. ¡Casi una por cada diez habitantes! Un ejemplo a seguir que demuestra que los pueblos madrileños tienen presente y futuro a partes iguales.

Pinturas murales en Torremocha del Jarama

Turismo en Torremocha del Jarama

Iglesia de San Pedro Apóstol

Imposible no empezar hablando de la Iglesia de San Pedro Apóstol, pues es uno de los escasísimos ejemplos de arte románico en la Comunidad de Madrid. El templo surgió casi de casualidad, a partir de una torre vigía altomedieval a la cual se le adosó posteriormente una pequeña ermita. Resultó así un edificio con mucha personalidad, de esos a los que no es fácil encontrarle parecido. Sin duda, una de las iglesias más bonitas de la Sierra Norte.

Iglesia de San Pedro Apóstol en Torremocha del Jarama

Ojito, que esta pequeña parroquia de Torremocha del Jarama fue construida entre los siglos XIII y XV. Eso se traduce en que no solo es románica, sino que podréis encontrar arte gótico en sus elementos más tardíos. Mención especial merecen las pinturas murales del presbiterio, únicas también en la Comunidad de Madrid.

Iglesia de San Pedro Apóstol en Torremocha del Jarama

Fuente de las Tinajas

Al ladito de la iglesia veréis la famosa Fuente de las Tinajas, una de las más bonitas del entorno. Cuenta con seis enormes tinajas de barro, las cuales sirven de homenaje para el vecino Ángel Díaz Minguez.

Dicho sea de paso, Torremocha del Jarama es un destino clave en la cultura vitivinícola madrileña. Por todo el pueblo encontraréis paneles informativos, útiles relacionados con la elaboración del caldo de los dioses y estancias acondicionadas en las que se detalla el oficio. Un auténtico museo del vino al aire libre.

Fuente de las Tinajas en homenaje a Ángel Díaz Minguez

Ayuntamiento

También muy cerquita (al fin y al cabo, es un pueblo chiquitito) está la Casa Consistorial de Torremocha del Jarama, que también es muy bonita. Es un lugar de récord, ya que en sus despachos ha ejercido el cargo de alcalde Carlos Rivera durante más de 40 años seguidos. Un auténtico hito que no sabemos si se habrá dado en otros ayuntamientos de España, sobre todo teniendo en cuenta que es un independiente: ni PSOE ni PP consiguieron batirle nunca.

Plaza Mayor

Política aparte, el Ayuntamiento está en una Plaza Mayor que también merece una ojeada. En ella podréis encontrar un carro tradicional convertido en monumento, una bonita fuente y algunas casas tradicionales.

Fuente en la Plaza Mayor de Torremocha del Jarama

Plaza de San Isidro

De hecho, la Plaza Mayor no es la única que deberíais visitar. Muy cerquita está la Plaza de San Isidro, en la que también encontraréis edificios tradicionales. Destaca en el centro la Fuente del Pozo, formada por un pequeño y adorable pozo de piedra.

Por cierto, justo al lado está la mejor zona para aparcar en Torremocha del Jarama. Os recomendamos poner esta plaza directamente en el GPS y seguir las indicaciones hacia el parking gratuito una vez estéis allí.

Pozo en la Plaza de San Isidro en TOrremocha del Jarama

Prensadora de agua

Torremocha del Jarama es un pueblo muy orgulloso de su pasado, de sus oficios y de los artesanos que durante generaciones se han ganado el pan elaborando todo tipo de productos. Por eso, no debe sorprenderos encontrar engalanada hasta la última placita de su casco histórico. La prensadora de agua antigua es un ejemplo, pero podríamos poner decenas más.

Prensadora de agua de Torremocha del Jarama

Centro Artesanal Torrearte y Museo de Agricultura

Una visita imprescindible en Torremocha del Jarama es el Centro Artesanal Torrearte, un espacio pionero en la Sierra Norte de Madrid. Se trata de un conjunto de 35 naves y talleres en la que durante décadas se han ido formando y consolidando empresas de artesanía. Allí podréis ver cómo trabajan y, por supuesto, adquirir sus obras. El lugar sirve también para albergar el Museo de la Agricultura y la Oficina de Turismo.

Centro Artesanal Torrearte y Museo de Agricultura

Antigua Fábrica de Harinas

En las afueras encontraréis la Antigua Fábrica de Harinas, un conjunto de edificios precioso que a día de hoy está dedicado a la organización de eventos (como bodas o bautizos). No dudéis en ir hasta allí: aunque no podáis visitarlo por dentro, su exterior es realmente bonito. Merece la pena especialmente ir al atardecer, cuando los rayos de sol hacen que las fachadas se vuelvan doradas y destaquen aun más los arreglos florales dispuestos sobre ellas.

Antigua Fábrica de Harinas de Torremocha del Jarama

Finca de Oficios

La Antigua Fábrica de Harinas no es el único sitio de cuento para celebrar una boda en Torremocha del Jarama. También en las afueras encontraréis la Finca de Oficios, un edificio construido en el siglo XVIII por orden del Conde de Cabarrús (del que hablaremos un poquito más abajo). Es bastante más sobrio, pero igualmente es una de las construcciones con más enjundia de toda la Sierra Norte. La pena es que solo podréis visitarlo desde lejos, pero aun así la vista merece la pena.

En la misma finca está el Torreotón (también conocido como Torreón de Torritón). Lamentablemente, esta pequeña estructura medieval no es visible desde fuera, así que nos quedamos con las ganas de contemplarla.

Finca de Oficios en Torremocha del Jarama

Canal de Cabarrús

Y, tras una pequeña mención en el párrafo anterior, llegó el momento de hablar de Francisco Cabarrús Lalanne, conocido como Conde de Cabarrús: un noble que vivió entre mediados del siglo XVIII y principios del XIX que cambió por completo el entorno de Torremocha del Jarama. Y eso pese a ser de origen francés, a los cuales no se les recibía demasiado bien en los entornos rurales españoles.

Entre otras cosas, fue el impulsor del Canal de Cabarrús, una vía de agua que regaba los campos de cultivo de Torrelaguna, Torremocha del Jarama y Patones. Con ella hizo montañas y montañas de dinero, ya que permitió crear una zona de explotación agrícola que no tenía rival.

Canal de Cabarrús en Torremocha del Jarama

Pese a ello, el canal hoy en día está en desuso. Apenas podréis contemplar unas pocas ruinas que, sin embargo, sirven de excusa para establecer uno de los mejores itinerarios por la Sierra Norte que hemos hecho hasta ahora. Si queréis saber más, leed el post que hemos hecho con la ruta por el Canal de Cabarrús.

Entorno al canal surgieron todo tipo de construcciones, algunas de las cuales han llegado hasta nuestros días. Por ejemplo, para sortearlo se construyeron hasta doce puentes de piedra.

Los guardas y trabajadores del canal tenían que hospedarse en algún sitio, así que se construyeron diez casas de piedra (conocidas como Casas de los Colonos). Hoy en día están en ruinas.

Casas de Colonos en Torremocha del Jarama

Murales artísticos y esculturas al aire libre

Tal y como ya hemos dicho, Torremocha del Jarama es un pueblo que cuida hasta el último detalle. Os recomendamos que paseéis por sus calles y sus alrededores, pues no se suelen ver cascos urbanos tan bien trabajados. Y para muestra, dos ejemplos. El primero son los diferentes murales artísticos de artistas como Ana Irigoyen y Marco Priego, distribuidos por toda la localidad.

Por otro lado, las esculturas al aire libre que podéis encontrar por todo el pueblo. Si la escultura es lo vuestro, un paseo por Torremocha será una experiencia fascinante.

Homenajes de los vecinos de Torremocha del Jarama

No podemos terminar este artículo sobre Torremocha del Jarama sin hablar de los infinitos homenajes que encontramos hacia los habitantes de la localidad. Prácticamente todas las casas están señaladas con una placa que hace referencia a sus moradoras, algo que no habíamos visto nunca.

Placas en las casas de Torremocha del Jarama

Ocurre incluso en algunos comercios. Por ejemplo, la farmacia del pueblo tiene una placa con una viñeta del mítico Forges.

Farmacia de Torremocha del Jarama

Desde luego, Torremocha del Jarama es un sitio único. Hacía mucho tiempo que no nos llevábamos una sorpresa tan interesante como esta haciendo turismo por la Comunidad de Madrid, así que solo nos queda recomendaros que vayáis y disfrutéis de una experiencia tan guay como la nuestra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *