Qué ver en San Francisco en tres días

San Francisco es puerta de entrada, lugar de paso obligado o puerta de salida de toda ruta por la costa oeste de Estados Unidos que se precie. No hay viaje por la zona que esté completo sin dedicarle al menos toda una jornada a la ciudad junto a la bahía. De hecho, lo ideal sería estar allí dos o tres días, ya que es un lugar grande, diverso y con millones de cosas que ofrecer. En esta guía de viaje a San Francisco os vamos a enseñar cómo fue nuestra experiencia en ella, incluyendo recomendaciones para moveros, sitios para visitar o consejos sobre alojamiento.

Introducción: la ciudad más europea de Estados Unidos

Con casi un millón de habitantes (cifra que se multiplica por cuatro si se tiene en cuenta su área metropolitana), San Francisco es una ciudad vanguardista, multicultural y abierta al mundo. Se la considera la urbe más europea de Estados Unidos, pues su modo de vida más tiene que ver con lo que se podría encontrar en París o en Roma que con lo que habitualmente se ve en esos lares.

Si bien sus raíces están en los colonos españoles que construyeron un fuerte y una misión franciscana a finales del siglo XVIII, en pocas décadas formaba parte de Estados Unidos. Los primeros años fueron tranquilos, hasta que en 1848 estalló la fiebre del oro. Solo en ese año, San Francisco multiplicó su tamaño por 25, convirtiéndose en una de las grandes metrópolis de la costa oeste estadounidense.

Incendios, terremotos y los desplazamientos masivos de la II Guerra Mundial parecían amenazar esta época de bonanza, pero la dinámica pujante de la ciudad era imparable. Así, desde la segunda mitad del siglo XX San Francisco se muestra al mundo como la capital de la diversidad, la lucha por los derechos de los homosexuales y la vida moderna.

Hablamos de una ciudad con muchísimas cosas que ver y hacer, pero que a la vez es relativamente fácil de encarar. Tiene zonas muy diferenciadas y bien comunicadas entre sí, aunque a la vez sus infinitas cuestas hacen que algún que otro trayecto acabe en sudores de campeonato. En cualquier caso, es un sitio que nunca deja indiferente y en el que siempre falta tiempo, por lo que os recomendamos leer de pe a pa esta guía y planificar bien vuestro tiempo en San Francisco.

Cómo moverse por San Francisco

Transporte privado

Lo primero que tenemos que decir es que para ser eficientes en San Francisco hace falta moverse en transporte privado. Obviamente lo deseable es un coche de alquiler, pero en el peor de los casos podéis ir tirando de Uber o de taxi (aunque sea más caro). Insistimos en que hay mucho que ver, pero también en que las distancias entre las diferentes zonas son enormes. A pie, desde luego, es una urbe inabarcable.

Transporte público

A lo anterior hay que sumarle que el transporte público, en nuestra opinión, no es especialmente útil a nivel turístico. Está pensado para los habitantes y trabajadores de la ciudad, por lo que no siempre resulta eficiente o práctico para ir a los puntos que puedan ser de interés para el viajero. Hay metro, bus y tranvía, pero nosotros apenas los utilizamos. De hecho, quizá lo más relevante sea el mítico cable car, ese tranvía de postal que forma parte del imaginario colectivo sobre San Francisco. Apenas tiene tres rutas, pero os acabaréis cruzando con ellas. Su foto no debería faltar en vuestras stories de instagram.

Aparcar en San Francisco

Aparcar en Estados Unidos tiene sus complicaciones, las cuales se trasladan directamente a San Francisco. Los parkings privados son caros, los públicos son más bien escasos y a plena calle os encontraréis con parquímetros que limitarán vuestra estancia a un par de horas. No hay alternativa: tendréis que pasar por caja si queréis ir yendo de un sitio a otro con vuestro vehículo.

A pie: ¡ojito con las cuestas!

Aunque San Francisco a pie es absolutamente inabarcable, es obvio que entre muchos puntos os desplazaréis caminando. Las avenidas son anchas, pero tenéis que tener en cuenta que casi siempre encontraréis un tremendo desnivel. Ya sea cuesta arriba o cuesta abajo, estáis ante una urbe en la que las pendientes están aseguradas.

Lamentablemente, también veréis muchas zonas en la degradación más absoluta, con largas hileras de tiendas de campaña de mendigos o gente consumiendo sustancias nocivas a plena luz del día. San Francisco es un lugar seguro, pero conviene ir con mil ojos (sobre todo por la noche).

Turismo en San Francisco: qué ver en 3 días

Vamos a enseñaros ahora qué ver y qué hacer en San Francisco. Primero os mostraremos las 20 visitas imprescindibles en la ciudad, para posteriormente daros una sugerencia de organización día a día.

20 visitas imprescindibles en San Francisco

Alcatraz

Aunque técnicamente no está en la ciudad, sino en una islita justo al lado, Alcatraz es una visita imprescindible en San Francisco. La Roca espera al viajero para mostrarle cómo era la prisión de máxima seguridad más famosa del mundo entero, por la cual pasaron delincuentes de la talla del legendario Al Capone. Además, podréis ver los restos del fuerte que había antes de la cárcel, contemplar una enorme colonia de aves y disfrutar de fabulosas vistas de la urbe.

Para ir a Alcatraz tendréis que comprar las entradas con antelación (cuestan unos 50$) y deberéis calcular lo menos de tres horas en la actividad, incluyendo tanto el barquito de ida y vuelta como el propio recorrido por la isla. Nosotros siempre recomendamos hacerlo a primera hora, ya que así evitaréis las aglomeraciones de las horas centrales del día.

Fisherman’s Wharf

Ya en tierra firme, en el barrio de Fisherman’s Wharf encontraréis la versión más marinera de San Francisco. El antiguo barrio de los pescadores se ha convertido en una zona divertida y llena de posibilidades, en la que tan pronto podéis montaros en una atracción de feria como disfrutar de la mejor gastronomía de la ciudad.

El punto más emblemático del barrio es el Pier 39, un muelle de madera que hace las veces de centro comercial, espacio gastronómico y zona de ocio. Allí viven los famosos leones marinos de la bahía de San Francisco.

No muy lejos está el Pier 45, mucho más sobrio pero a la vez lleno de posibilidades. En este embarcadero está atracado el USS Pampanito, un submarino militar que prestó servicio en la II Guerra Mundial. Si os gusta el tema, tenéis que saber que en Fisherman’s Wharf, cerca del Pier 33, también os espera el SS Jeremiah O’Brien.

Lombard Street

La calle más famosa de San Francisco es Lombard Street. Es conocida por su increíble sucesión de curvas, más propias de una montaña rusa que de la avenida de una ciudad. Se puede recorrer tanto a pie como en coche, siendo uno de los puntos más fotografiados y grabados en vídeo de toda la urbe. Los atascos y las aglomeraciones están más que asegurados, pero aun así es una visita que no debería faltar en vuestro planning.

Ayuntamiento

La zona del Ayuntamiento de San Francisco también merece una visita. En primer lugar, por el propio City Hall, cuya enorme cúpula es incluso más alta que la del Capitolio de Estados Unidos. Es uno de los grandes representantes a nivel mundial de la arquitectura Beaux Arts.

En la zona está también el Asian Art Museum, con una colección que hace un profundo repaso a más de 6000 años de arte asiático. No os podéis perder tampoco el Bill Graham Civic Auditorium ni la San Francisco Public Library, edificios separados de la casa consistorial mediante el precioso Civic Center Plaza (un parquecito bien chulo).

The Painted Ladies

Y de la opulencia vamos a la elegancia, a través de The Painted Ladies. Se trata de un conjunto de casas unifamiliares de estilo victoriano y eduardiano, ubicadas entre el 710 y el 720 de Steiner Street. ¿No habéis ido nunca allí pero sin embargo las reconocéis a la primera? Eso es porque las casas han aparecido en Full House (Padres Forzosos) y más de un centenar de producciones de toda clase y condición. Pelis, series, anuncios o videoclips han elegido este lugar como el más representativo de la ciudad de San Francisco en numerosas ocasiones.

Mission District

Vamos ahora a recomendaros unos cuantos barrios. Queremos empezar por Mission District, que se llama así por Misión Dolores, el templo franciscano que fue construido por los españoles que llegaron a la zona en la segunda mitad del siglo XVIII. El ambiente del barrio es moderno y ecléctico, aunque predomina en él una clara influencia latina: taquerías, salas de baile, tiendas tradicionales…

Hay un lugar que os recomendamos especialmente. Nos referimos al Clarion Alley Mural Project, un callejón lleno de street art que os dejará sin palabras. Es una de las zonas más fotogénicas de San Francisco.

El Castro

Por supuesto, si hablamos de vecindarios interesantes en la ciudad, El Castro es una recomendación más que obligada. Es reconocido a nivel mundial por su carácter pionero, trasgresor e influyente en materia de derechos y libertades, ya que fue uno de los primeros barrios LGTB del mundo. En sus calles han dejado huellas activistas de la talla de Harvey Milk, gracias a los cuales hoy dos hombres o dos mujeres pueden pasear de la mano sin miedo a que un descerebrado les diga cualquier cosa.

Es una zona muy animada a cualquier hora del día, con un montón de edificios que quedarán chulísimos en vuestro feed de instagram y con mil planes que hacer. Os recomendamos exprimir tanto Market Street como 18th Street, las dos arterias principales del barrio.

Chinatown

Tampoco puede faltar una visita al Chinatown de San Francisco, ya que es el barrio chino más antiguo de Estados Unidos. En sus calles encontraréis infinitas muestras de cultura asiática auténtica, aunque también habrá tiempo para la gastronomía, el arte urbano o la espiritualidad. Mención aparte merecen las compras, pues en Chinatown encontraréis los precios más económicos para haceros con souvenirs de todo tipo.

Japantown

Por otro lado, en el Japantown de San Francisco encontraréis el barrio japonés de la ciudad. Con la Plaza de la Paz como epicentro, en la zona encontraréis una pagoda, un torii y un jardín nipón. Nuevamente hay que hacer mención a la vertiente comercial del barrio, ya que en el Japan Center os esperan tres edificios gigantes con cientos de tiendas y restaurantes de temática japonesa. Literalmente podréis comprar cualquier cosa procedente del país del sol naciente, desde ropa hasta comida (pasando por muñecos de Goku, por supuesto).

Union Square

Vamos ahora a llevaros a la mítica Union Square, un lugar clave para los habitantes de San Francisco. Es una zona comercial de primer nivel, aunque también tiene una gran presencia en la vida cultural de la ciudad. En ella se celebran conciertos, exposiciones y mercados, además de ser un lugar clásico para hacer manifestaciones.

Por cierto, al ladito de la Union Square os espera Lori’s Diner, uno de los restaurantes más emblemáticos de la ciudad. Si queréis comer una buena hamburguesa, sin duda es el lugar indicado.

Yerba Buena Gardens

No muy lejos de allí están los Yerba Buena Gardens, una de las pocas zonas verdes en esa parte de San Francisco. Es un parquecito bastante mono, perfecto para respirar un poco en medio de tanto asfalto y tantísimos rascacielos. También tiene una animada vida cultural, ya que está rodeado de museos y suele ser la sede de todo tipo de eventos.

SFMOMA

Hablando de museos, a pocos pasos de los Yerba Buena Gardens está el SFMOMA. Detrás de esas siglas se esconde el Museo de Arte Moderno de San Francisco, una institución inaugurada en 1935 con la vitola de ser el primer museo de la costa oeste dedicado íntegramente al arte del siglo XX en adelante. Merece la pena acercarse aunque no lo vayáis a ver por dentro, ya que el edificio en sí es una pasada.

North Beach

Volvemos a las recomendaciones sobre barrios. En este caso, entre Chinatown y Fisherman’s Wharf os espera North Beach. Es un vecindario absolutamente increíble, en el cual podéis ver matices de muchos lugares del mundo. Algunas de sus calles os recordarán al Little Italy de Nueva York, otras al Barrio Rojo de Ámsterdam (pero sin canales), también encontraréis clubs nocturnos que nada tienen que envidiar a los de Berlín…

Más allá de ser una zona obvia para salir de fiesta o buscar restaurantes súper diversos, North Beach es un punto excelente para alojaros. El barrio tiene muchos hoteles y, en general, a un precio más económico que los de otros puntos de San Francisco.

¡Ah! Y también es un sitio magnífico para empaparse de la cultura autóctona más auténtica. No os perdáis The Beat Museum (que pone en valor la obra del movimiento literario liderado por Jack Kerouac) ni la City Light Bookstore (la librería más antigua de San Francisco).

Washington Square

Otra zona verde que no deberíais perderos es Washington Square. Fue construido en 1847, siendo uno de los primeros parques de San Francisco. Aparte de lo relajante que resulta un poquito de naturaleza en medio de una gran ciudad, en sus alrededores podréis encontrar algunos de los restaurantes más famosos de esos lares. También está en las inmediaciones la Iglesia de San Pedro y San Pablo, conocida como la catedral italiana del oeste.

Coit Tower

Y si queréis contemplar San Francisco desde las alturas, nada como ir hasta la Coit Tower o Torre Coit. Está de por sí en una zona elevada, pero es que además cuenta con una altura de 64 metros. Tanto desde su base como desde su tope podréis disfrutar de una de las mejores panorámicas de San Francisco y de su preciosa bahía.

Es un edificio muy reconocible, el cual suele aparecer en películas y series basadas en San Francisco. Sin ir más lejos, es una de las localizaciones principales de San Andreas, la película de Dwayne Johnson.

La torre está rodeada por el Pioneer Park, una zona verde que también merece una visita. Por lo visto por la zona merodean coyotes, así que id con mil ojos.

El Presidio

Eso sí, en materia de zonas verdes, pocas pueden compararse al Presidio Real de San Francisco. Ocupa la zona norte de la ciudad (la más pegada al mítico Golden Gate Bridge). Ha llegado hasta nuestros días así porque hasta finales del siglo XX tenía un uso militar, pero desde 1996 decidieron ponerla a disposición de los ciudadanos.

En El Presidio encontraréis algunas de las mejores vistas al puente de San Francisco. Nuestra recomendación es que vayáis directamente a Battery East, desde donde obtendréis una panorámica sensacional (si la niebla os lo permite).

Una curiosidad especialmente interesante para fans de Star Wars. En El Presidio está una de la sedes de Lucasfilm, por lo que podéis acercaros hasta la puerta. Allí veréis la mítica Yoda Fountain (una fuente en honor al mítico maestro Jedi) y también un vestíbulo con un montón de objetos relacionados con la saga.

Golden Gate Bridge

Es imposible hablar de San Francisco sin mencionar el Golden Gate Bridge o Puente de Golden Gate. Posiblemente es el puente más famoso del mundo, gracias a su icónica estructura de color rojo con dos torres e infinitos cables. Podéis aproximaros a él de mil maneras: cruzándolo en coche (gratis de sur a norte, pero con peaje en sentido contrario), yendo en bici o a pie, contemplándolo desde los diferentes miradores que hay en las proximidades…

Tenéis que tener en cuenta que la niebla es súper frecuente en el Golden Gate (sobre todo en verano), por lo que tenéis muchas posibilidades de iros de la ciudad sin apenas poner contemplarlo. Nuestra recomendación es que intentéis hacerlo en vuestro primer día en la ciudad, para tener nuevos intentos en caso de que las nubes no estén de vuestro lado.

Golden Gate Park

Con un tamaño un 20% mayor que el Central Park de Nueva York, el Golden Gate Park es un enorme parque en la zona oeste de San Francisco. Se calcula que es visitado por más de 13 millones de personas anualmente, que acuden hasta él por su diversidad de espacios, las infinitas rutas que se pueden realizar en él y las vistas al Golden Gate. ¡No os lo perdáis!

Twin Peaks

Aunque el nombre de Twin Peaks seguramente os resulte familiar por la obra de David Lynch, nada tiene que ver con la mítica serie. En este caso, hablamos de dos pequeñas colinas de casi 300 metros de altura, desde las cuales podréis disfrutar de unas vistas magníficas de todo San Francisco. De hecho, están en el centro geográfico de la ciudad, por lo que las vistas son prácticamente de 360º. En la zona hay varias rutas, aunque nosotros nos limitamos a subir en coche, dejar el vehículo en uno de los dos parkings que hay en la zona alta y hacer unas pocas fotos. Llevad ropa de abrigo, ya que es un área con muchas corrientes y suele hacer fresquete.

Playas

Por último, San Francisco también tiene varias playas perfectas para refrescaros en un día soleado. Las más míticas son Ocean Beach, Crissy Field y Baker Beach. Desde todas ellas tendréis unas vistas magníficas del Golden Gate. Si tenéis tiempo, podéis coger el coche y alejaros un poco de la ciudad, lo cual os permitirá ir a algunas de las mejores playas de la costa oeste de Estados Unidos. Merecen una mención Pacific Grove o Bonny Doon Beach, entre otras muchas.

Organización de la ruta por días

Como ya habéis visto, San Francisco tiene mucho que ver y el tiempo siempre será un problema. Nosotros os vamos a dejar ahora una propuesta de tres días, pensando en que sea súper eficiente. Pensad que de una punta a otra de San Francisco podéis tener más de una hora en coche si se os da mal con los atascos, por lo que conviene administrar las distancias con mucho mimo y así poder optimizar cada segundo.

Día 1

Para el primer día os recomendamos empezar directamente yendo a Alcatraz. Pensad que la visita lleva no menos de tres horas, por lo que sería conveniente que tengáis reserva en el primer turno.

Desde ahí, lo siguiente sería exprimir a tope el Fisherman’s Wharf. El Pier 39 y el Pier 45 no deberían faltar en vuestra visita, que probablemente se extienda hasta la hora de la comida.

Podéis aprovechar para montaros en el mítico Cable Car y así subir hasta Lombard Street, la calle de las cuestas más famosas del mundo.

Lo siguiente sería ir a algunos de los barrios nobles de San Francisco. Son bastante parecidos entre sí, así que lo mismo da pasar por Nob Hill o por Pacific Heights. ¿Por qué no hemos mencionado esas calles en el top 20 de antes? Pues porque, en nuestra opinión, con verlos desde el Uber / Taxi es más que suficiente.

De hecho, os confirmamos que nosotros no paramos en ellos y fuimos directamente al Japantown. Este barrio si que nos parece imprescindible.

Nuevamente tirando de Uber, nos fuimos a la zona del Ayuntamiento de San Francisco. Echamos un rato allí y con las mismas nos fuimos (también en Uber) hasta The Painted Ladies.

Si se os está dando bien el día, lo siguiente sería ir a Mission District. Como mínimo deberíais ver Misión Dolores y el Clarion Alley.

Para rematar la jornada, El Castro os esperará antes de la puesta de sol. Es un momento fantástico para disfrutar de este barrio increíble.

Día 2

El segundo día lo empezaríamos por todo lo alto… ¡de manera literal! Y es que subir a la Coit Tower a primera hora nos parece una buena manera de empezar a hincarle el diente a la ciudad.

Desde ahí, seguid las huellas del Barbary Coast Trail para llegar hasta el parque Washington Square. No os perdáis su enorme iglesia.

A continuación, hincadle bien el diente al North Beach, uno de los barrios más animados de San Francisco. Es poco conocido en comparación a todo lo que tiene que ofrecer.

Mucho más conocido es Chinatown, lo siguiente que deberíais ir a ver. Puede ser un buen sitio para hacer unas compras o incluso probar algo de comida china.

¿Seguís con fuerzas? Pues llegó el momento de ir a Union Square, el gran punto de encuentro de los habitantes de la ciudad.

Desde allí mismo podréis ir hasta los Yerba Buena Gardens, que a su vez tienen a tiro de piedra el Museo de Arte Moderno de San Francisco.

Para el final del día os recomendamos subir a Twin Peaks, desde donde tendréis una vista épica tanto de la urbe como de la bahía.

Día 3

El tercer día en San Francisco es el de los «por si acasos». Es decir, empezaríamos la planificación recomendándoos que aprovechéis para ver todo lo que no os haya dado tiempo de la primera y la segunda jornada. Si vais bien de tiempo, el Golden Gate Park puede ser una buena idea para comenzar, ya que es uno de los espacios verdes más bonitos de la ciudad.

Precisamente, lo siguiente sería ir hasta el Presidio, un espacio de naturaleza aun más grande. Está al norte, justo al ladito del Golden Gate Bridge, por lo que podéis disfrutar de unas buenas vistas desde cualquiera de los miradores que ofrece.

Por último, os recomendamos aprovechar para hacer alguna excursión por los alrededores de San Francisco. Quizá la más obvia se encuentra justo al norte, nada más cruzar el puente. A escasos 10 o 15 minutos en coche os espera el pueblo de Sausalito, del cual os hablaremos en detalle un poquito más abajo.

7 consejos para viajar a San Francisco

Vamos ahora con unos cuantos consejos para viajar a San Francisco. Vamos a obviar los típicos de relleno y a centrarnos en cosas que pensamos que realmente marcarán vuestra visita a la ciudad:

  • Hay que reservar la excursión a Alcatraz con mucha antelación: los tickets se agotan hasta 10 días antes en la mayor parte de los turnos, incluso meses antes para la primera franja. Esta es la más demandada, ya que permite ver La Roca con menos aglomeraciones.
  • Ver el Golden Gate Bridge es complicado por la niebla: San Francisco tiene un clima muy cambiante, pero en el que casi siempre esta nublado en la zona del puente. Por eso, os recomendamos ir a verlo en vuestra primera jornada en la ciudad, ya que así tendréis más oportunidades en caso de que no haya mucha visibilidad.
  • Las cuestas son terribles: llevad calzado cómodo y preparaos para enfrentaros a grandes desniveles. Existe la alternativa de Uber, pero si vais a pie necesariamente sudaréis yendo de una zona a otra.
  • Las distancias son engañosas: fruto de lo anterior, ir de una calle a otra puede llevar más tiempo del previsto en San Francisco. Utilizad siempre Google Maps, así veréis si os merece la pena o si realmente es mejor llamar a un taxi.
  • Es una ciudad fría, incluso en verano: id bien abrigados o llevad varias capas de ropa, porque os aseguramos que se pasa frío en San Francisco. Especialmente en zonas altas (como Twin Peaks), pero en general es una ciudad en la que suele hacer fresquete.
  • Muchas tiendas cierran antes de lo previsto: a eso de las 18:00 veréis cómo la mayor parte de los comercios bajan la persiana. Tenedlo en cuenta a la hora de hacer compras.
  • San Francisco tiene un gran problema de homeless: lamentablemente, veréis gente sin hogar en prácticamente cualquier calle. Avenidas enteras están repletas de tiendas de campañas o de gente tirada por el suelo, dando una sensación de inseguridad que quizá no se espera en un sitio como este. Id con cuidado y sed siempre respetuosos.

En qué época ir: el tiempo en San Francisco

Cualquier época del año es buena para ir a una ciudad como San Francisco, eso que vaya por delante. Sin embargo, teniendo en cuenta que es un lugar con un clima un poco complicado (mucha niebla, más frío del que cabría esperar) sin duda lo mejor es ir en los meses cálidos del año. Evitaréis así las frecuentes lluvias invernales, que siempre vienen acompañadas de viento.

Puede parecer una perogrullada, pero de verdad que el veranito luce mucho en San Francisco. Aun así, insistimos en que deberíais ir con abrigo, ya que por las noches las temperaturas bajan muchísimo.

Comer en San Francisco

No esperéis hincharos a fruta y verdura, ya que en San Francisco la comida rápida (por no decir comida basura) campa a sus anchas. Es cierto que hay algunos platos típicos, como el clam chowder (una sopa de pescado que se sirve en un pan) o el famoso sourdough bread (un pan de masa agria). Sin embargo, inequívocamente lo más reconocible son las pizzas, las hamburguesas y propuestas importadas como los tacos o la comida china.

Las zonas más apetecibles a nivel económico son las cercanas a la bahía, ya que en ellas podréis disfrutar de perritos calientes o de tacos por menos de 10 dólares por persona. Misma cosa se podría decir de Chinatown, pues allí comer es tirando a barato.

Sin embargo, tenemos que decir que prácticamente en cualquier esquina encontraréis una hamburguesería con una pinta deliciosa. Calculad unos 15-20$ por persona, pero la experiencia siempre merecerá la pena.

Alojamiento barato en San Francisco

El alojamiento en San Francisco no es el más barato del mundo, pero claramente unas zonas son más económicas que otras. Nosotros os recomendamos el barrio de North Beach, ya que está repleto de hoteles por menos de 100$ la noche (nosotros dormimos en el Europa Hostel, que no era gran cosa pero cumplió su función).

Compras y souvenirs

Ya lo hemos dicho por activa y por pasiva, pero volvemos a insistir: Chinatown es el mejor barrio para hacer compras. Disfrutaréis de precios irrisorios y de una variedad de productos prácticamente infinita, aunque no esperéis la mejor calidad.

Si bien es cierto que las tiendas cierran tirando a pronto (tipo 18:00 o 18:30), en el Fisherman’s Wharf encontraréis tiendas de lo más variadas. Especialmente en el Pier 39, que además tiene unos horarios algo más amplios.

Excursiones desde San Francisco

¿Ganas de exprimir los alrededores? Aquí os dejamos las que, en nuestra opinión, son las tres mejores excursiones que se pueden hacer desde San Francisco.

Sausalito

Es una excursión tan imprescindible y tan cercana que prácticamente podría considerarte una pieza más del puzzle de San Francisco. Situado al norte del Golden Gate Bridge, Sausalito es un pueblo encantador a más no poder.

Es famoso especialmente por sus casas flotantes, ubicadas al norte del casco urbano. En ellas descubriréis un modo de vida bohemio y desenfadado que nada tiene que ver con la gran urbe que tienen al sur.

Además, el resto del pueblo es una delicia. Pasear por su malecón o disfrutar de las vistas sobre Alcatraz mientras se degusta un helado es una experiencia única.

Yosemite National Park

A unas tres horas en coche os espera el Parque Nacional de Yosemite, uno de los espacios naturales más famosos de Estados Unidos e incluso del mundo entero. Es increíble, absolutamente increíble. Cualquier cosa que digamos sobre Yosemite se queda corta.

Como excursión de un día quizá sea una paliza, pero si tenéis poco tiempo en San Francisco os lo podéis plantear. Siempre merecerá la pena.

Big Sur

Por último, no olvidéis que la carretera que une San Francisco con Los Ángeles también es una pasada. Conocida como Big Sur, en ella encontraréis paisajes únicos, playas alucinantes y un buen puñado de pueblos que bien merecen una visita.

Mapa turístico de San Francisco

Mucha información, ¿verdad? Para no abrumaros, aquí os dejamos un mapa turístico de San Francisco, en el cual podéis ver todos los puntos de interés de la ciudad.

¿Qué te ha parecido?
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *