Qué ver en La Cabrera, el pueblo a los pies de una de las sierras más bonitas de Madrid

Todos los madrileños hemos visto la Sierra de la Cabrera en algún momento, ya que su silueta se alza impresionante a los pies de la A-1, la autovía que comunica la capital con el norte del país. Sin embargo, no es tan habitual hacer la visita al pueblo que le da nombre, ya que no es uno de los más turísticos de la región. Nosotros lo hicimos y, la verdad, nos pareció todo un acierto. Tanto es así que en este post os enseñamos qué ver en La Cabrera, un pueblo que nos encantó y en el que encontramos muchísimas más cosas de las que esperábamos.

Un pueblo típico de serranía a los pies de la afilada sierra de La Cabrera

La Cabrera no es uno de esos lugares poblados desde antiguo. De hecho, se sabe que hasta la mal llamada Reconquista no hubo un asentamiento, ya que se encontraba en la denominada tierra de nadie. Eso sí, en cuanto fue poblada empezó a desarrollarse, ya que sus tierras eran propicias tanto para la ganadería como para la agricultura, gracias al abrigo que le daba (y le da) la escarpada serrezuela sobre la que se asienta el pueblo.

Más allá de la riqueza geológica y paisajística de la Sierra de La Cabrera, el pueblo bien merece una visita. En él encontraréis todo lo que cabría esperar de una localidad de la Sierra Norte de Madrid, con esa arquitectura popular tan sobria y a la vez llena de vida. No faltan ni la iglesia ni el habitual potro de herrar, además de otras sorpresas como un convento medieval o un jardín botánico.

Nosotros hicimos la visita tras hacer una ruta de senderismo por la Sierra de La Cabrera. El casco urbano se recorre rápido a pie, pero algunos de sus atractivos están en los alrededores. Por eso, es una visita que os recomendamos hacer en coche.

Turismo en La Cabrera

Ayuntamiento y Plaza de la Concepción

Empezamos la visita en la Plaza de la Concepción, el espacio urbano más relevante de La Cabrera. Así se encuentra el Ayuntamiento de la localidad, un edificio moderno pero que tiene muy presentes los materiales con los que tradicionalmente se ha construido en la zona.

Alegoría del Escudo de Armas de La Cabrera

Yendo desde el Ayuntamiento hacia la iglesia del pueblo nos encontramos con la Alegoría del Escudo de Armas de La Cabrera, una escultura que pone en valor la heráldica cabrereña.

Iglesia de la Inmaculada Concepción

El principal edificio religioso del casco urbano de La Cabrera es la Iglesia de la Inmaculada Concepción, una pequeña parroquia con una torre-campanario de dos cuerpos. Está construida, como no podía ser de otro modo, con sillares de granito.

La iglesia se encuentra en la Plaza de la Concordia, un espacio en el que destaca especialmente una escultura con motivos religiosos.

Como en otros pueblos de la Sierra Norte de Madrid, en La Cabrera no podemos dejar de recomendaros un paseo sin rumbo. Recorriendo sus calles encontraréis un montón de rincones con encanto, además de decenas de ejemplos de la arquitectura popular del entorno.

En este caso destacan también algunas instituciones de interés, como el Ambulatorio o la sede de la Policía Local, que han sido ubicadas en edificios históricos.

Parques y jardines

Mención aparte merecen los parques y jardines de La Cabrera. Si ya de por sí el pueblo se enmarca en un espacio natural de primer nivel, sus zonas verdes no se quedan atrás. Destacan fundamentalmente el Parque del Embajador Carlos Manzanares y el Jardín Botánico “Villa de San Roque”. La pena es que no podréis visitarlos si viajáis con perro, ya que no está permitido el acceso para estos animales. Dicho sea de paso, La Cabrera no es el lugar más dog friendly del mundo.

Potro de Herrar

No podía faltar en La Cabrera, como en todo buen pueblo de la Sierra Norte que se precie, el Potro de Herrar en el que se ha trabajado al ganado desde antiguo. Está excelentemente conservado, incluyendo la restauración de elementos propios de esta estructura como el yugo o los travesaños de madera.

Centro Comarcal de Humanidades Sierra Norte

No podéis dejar lo alrededores de la zona histórica de La Cabrera, pues el término municipal de esta localidad está lleno de sorpresas. El mejor ejemplo es el Centro Comarcal de Humanidades Sierra Norte, un espacio multidisciplinar en el que constantemente se programan exposiciones, conciertos y representaciones teatrales. Es uno de los grandes núcleos de reunión del pueblo y de todo el entorno.

Necrópolis “Tumba del Moro”

Tampoco os podéis perder la Necrópolis “Tumba del Moro”, un conjunto de hasta diez sepulturas de época visigoda. Es parecida a la Necrópolis Medieval de Sieteiglesias, aunque con unas dimensiones mucho más modestas.

Convento de San Julián y San Antonio

Dentro del municipio se encuentra también el Convento de San Julián y San Antonio, abreviado comúnmente como Convento de San Antonio o incluso como Convento de La Cabrera. Se trata de un conjunto monástico del siglo XI, siendo una de las poquitas construcciones de estilo románico de la Comunidad de Madrid que han llegado hasta nuestros días.

Desde el año 2004 pertenece a la orden de Misioneros Identes, que se encargan de su mantenimiento y de realizar visitas guiadas varias veces al día. Visitadlo por dentro si podéis, ya que sus pinturas son excepcionales.

Vía Crucis

Por cierto, de camino al convento veréis uno de los Vía Crucis más solemnes de la Sierra Norte de Madrid. Formado por doce monolitos de granito, marca el camino entre La Cabrera y su monasterio.

Sierra de La Cabrera

Para terminar, imposible ir hasta el pueblo y no visitar sus alrededores. Nosotros hicimos una ruta circular por la Sierra de La Cabrera en la que subimos hasta algunos de sus puntos más destacados, como el Pico de la Miel o el Cancho Gordo. Calzaos las botas de montaña, echad una botella de agua a la mochila y dadle una oportunidad a este espacio, pues os aseguramos que no os defraudará en absoluto.

¿Qué te ha parecido?
+1
1
+1
3
+1
0
+1
0
+1
1
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *