Qué ver en Kaunas, el orgullo de Lituania

Tanto por su aeropuerto como por su autovía, para muchos viajeros Kaunas es la puerta de entrada a Lituania. Se trata de un destino dinámico y moderno, en el que se pueden ver y hacer muchísimas cosas. Eso sí, no es la ciudad más fácil de visitar, ya que hay una gran distancia entre algunos de sus puntos de interés. En este post os contamos cómo fue nuestra experiencia allí y os damos todas las claves para que preparéis vuestro viaje a la segunda ciudad más grande de Lituania.

Un día para recorrer Kaunas, el puerto fluvial más importante de las repúblicas bálticas

Kaunas es una ciudad grande, con algo más de 300.000 habitantes. Por tamaño, importancia económica y peso histórico, se le considera la segunda ciudad de Lituania, solo por detrás de Vilna (la capital). Eso sí, no hay que olvidar que durante casi dos décadas (de 1920 a 1939) ostentó también la capital del país.

La ciudad está muy bien conectada, tanto por avión (es el destino perfecto para una escapada Ryanair) como por carretera. De hecho, fue nuestra primera parada en Lituania al entrar al país desde Polonia.

Desde el punto de vista turístico, existen dos ciudades. Por un lado estaría la Ciudad Vieja (Senamiestis), un pequeño cogollito en la confluencia entre los ríos Neris y Nemunas. Allí se encuentran un gran parque, el Ayuntamiento, el Castillo, la Catedral y otros muchos edificios de interés. Se puede recorrer tranquilamente caminando y con medio día tendréis más que suficiente para sacarle todo el jugo.

Sin embargo, también está la Ciudad Nueva (Naujamiestis). Es un espacio mucho más amplio y moderno, en el cual el principal eje está compuesto por la Calle Vilnius (Vilniaus Gatve) y su prolongación, la Avenida de la Libertad (Laives Aleja). Para recorrerla necesitaréis tirar de coche o de transporte público, porque la distanci a cubrir es enorme. Sin embargo, en esta zona se encuentran monumentos cuya visita es sencillamente imprescindible.

Entre las «dos ciudades» necesitaréis un día completo. Sin embargo, serán unas horas muy bien invertidas, ya que Kaunas es una de las ciudades más interesantes de Lituania.

Turismo en Kaunas

Ayuntamiento

Conocido como Cisne Blanco, el Ayuntamiento de Kaunas es uno de los edificios más representativos de la ciudad. Esta mole del siglo XVI hace las veces de casa consistorial, de lugar para celebrar bodas y de sala de exposiciones. También alberga en su interior la Oficina de Turismo, por lo que podréis haceros con un mapa si accedéis a su interior.

Plaza del Ayuntamiento

El edificio se enmarca en un enorme espacio abierto que, como no podía ser de otro modo, es conocido como Plaza del Ayuntamiento (Rotuses Aikste). Es uno de los puntos calientes de la vida cultural de Kaunas, ya que en los alrededores de la plaza encontraréis un buen número de bares, restaurantes y salas de copas. Nosotros comimos en uno de ellos y no se dio nada mal.

Castillo

A dos minutos caminando de la Plaza del Ayuntamiento se encuentra el Castillo de Kaunas, que cuenta con el honor de ser el castillo de piedra más antiguo de toda Lituania. Data del siglo XIV y su estratégica ubicación, en una pequeña colina, le otorga unas excelentes vistas de los alrededores.

Parque Santaka

Desde el Castillo hacia la confluencia entre el Río Neris y el Río Nemunas hay un espacio verde gigante, conocido como Parque Santaka. Es un lugar perfecto para pasear, ir en bici o simplemente sentarse a disfrutar de los alrededores, que son realmente bonitos.

Catedral de San Pedro y San Pablo

De vuelta a la Plaza del Ayuntamiento, saliendo por una de las esquinas se llega a la Catedral de San Pedro y San Pablo. Es el típico edificio que ha evolucionado mucho con el paso del tiempo. Su construcción comenzó a principios del siglo XVI en estilo gótico, pero en sus ladrillos podéis encontrar elementos renacentistas.

Su interior es sencillamente abrumador. Nosotros no somos especialmente aficionados al arte gótico, pero tenemos que reconocer que la catedral es una de las más bonitas que hemos visto hasta la fecha.

Por cierto, cuando estéis dentro mirad justo hacia atrás, encima de la puerta. Allí se encuentra el órgano más grande de Lituania.

Casa Perkunas

En la zona también tenéis la Casa de Perkunas, conocida también como la Casa del Trueno. Tiene el honor de ser el edificio en pie más antiguo de Kaunas, pues este edificio gótico data de 1440. Su fachada, hecha en ladrillo, es una pasada.

Calle Vilnius / Vilniaus Gatve

Hasta aquí, todo lo relativo a la Ciudad Vieja. Sin embargo, si queréis descubrir de verdad todo lo que Kaunas tiene que ofrecer, no os quedará otra que adentraros en la ciudad nueva y conocer sus dispersos puntos de interés.

La principal referencia es la Calle Vilnius, una amplia arteria comercial que posteriormente se bifurca en dos avenidas. En ellas, y en el enorme triángulo que se genera entre ambas, os esperan muchísimas cosas guays.

La propia Calle Vilnius es una visita obligada, por albergar algunos de los edificios históricos, comercios y restaurantes más interesantes de la ciudad.

Palacio Presidencial de Lituania

Sin ir más lejos, justo en el punto en el que se bifurca la Calle Vilnius está el Palacio Presidencial de Lituania, el que fuera residencia oficial del Presidente de Lituania cuando la capital estaba en Kaunas (de 1920 a 1939).

Monasterio Benedictino

Muy cerquita de allí, en lo alto de un pequeño promontorio, están el Monasterio Benedictino y la Iglesia de San Nicolás

Arte Urbano

Por cierto, Kaunas es un auténtico museo al aire libre de Arte Urbano. Si os gustan los graffitis, en el mapa turístico vienen localizadas casi 50 obras. Están repartidas por toda la ciudad, aunque fundamentalmente por la zona nueva.

Museos

Misma cosa si lo que os interesa es ir de museos: en Kaunas hay una oferta excelente. Tenéis unos 40 museos a los que ir, con temáticas tan variadas como el deporte, la aviación o el arte sacro. Uno de los más destacados es el Museo del Diablo, que reúne centenares de piezas relacionadas con el tema.

Basílica del Cristo de la Resurrección

En la parte alta de Kaunas está la Basílica del Cristo de la Resurrección, un edificio enorme cuya construcción se dilató durante casi cien años. Es la iglesia más grande del Báltico, desde cuya azotea se puede disfrutar de la panorámica más alta de al ciudad.

Funiculares

Por cierto, hablando de altura… ¡en Kaunas hay dos funiculares! Uno sirve para llegar a la Basílica del Cristo de la Resurrección, mientras que el otro está a la otra orilla del Río Nemunas.

Iglesia de San Miguel Arcángel

Otro templo enorme que no os podéis perder es la Iglesia de San Miguel Arcángel perteneciente a la iglesia ortodoxa. Fue construida a finales del siglo XIX con la intención de prestar servicio a los más de 30.000 soldados rusos que ocupaban la ciudad. No tiene nada que ver con el resto de iglesia de Kaunas, aunque quizá por eso es visita obligada.

Zalgiris Arena

Quizá no lo sabíais, pero para los lituanos el baloncesto es una especie de segunda religión, a la altura de lo que nos pasa a los españoles con el fútbol. Por eso, si estáis en Kaunas no podéis dejar de visitar el Zalgiris Arena, el pabellón deportivo más grande de las repúblicas bálticas. Tiene capacidad para más de 15.000 espectadores, es la sede del BC Zalgiris y en él se proclamó campeona España durante el EuroBasket de 2011, con un equipo plagado de estrellas como Felipe Reyes, Juan Carlos Navarro o los hermanos Gasol.

Monasterio Pazaislis

Para rematar nuestra visita a Kaunas, cogimos la furgoneta y nos fuimos hasta el Monasterio Pazaislis, un conjunto monástico enorme ubicado en las afueras de la ciudad. Data del siglo XVII y es uno de los grandes ejemplos de la arquitectura barroca lituana. Merece la pena visitar tanto el complejo como sus alrededores, ya que el bosque cercano es súper bonito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *