Qué ver en Burujón, el pueblo junto a las barrancas más famosas de Toledo

Hay lugares que son famosos por algo en concreto que es capaz de eclipsar a todo lo demás. Es el caso de Burujón, una localidad de la provincia de Toledo que es conocida en el mundo entero por sus emblemáticas Barrancas. Sin embargo, Burujón pueblo también merece una visita por sí mismo, pues en su término municipal hay muchas cosas interesantes para ver más allá del popular monumento natural.

Érase un pueblo pegado a unas barrancas

Burujón ha sido poblado desde antiguo. En la zona se han hallado restos arqueológicos de más de 4000 años de antigüedad, así como vestigios de la calzada romana que unía Mérida con Toledo. También hay huellas de poblamiento en tiempos de dominación musulmana, habiéndose continuado la actividad humana de manera permanente desde entonces.

Tras la toma de Toledo en 1085, Burujón pasó a depender directamente de la ciudad. Tuvieron que pasar casi seis siglos hasta que se deslindase de la misma, en un proceso en el que el pueblo fue comprado por un noble al rey Felipe IV. Hablamos del año 1629, cuando se vivía cierto dinamismo económico en la zona. De hecho, más adelante hubo una actividad industrial más que digna, produciéndose artículos como aceite o harina de buena calidad.

En la actualidad, Burujón es un pueblo lleno de vida. En sus calles encontraréis bares, panaderías, hoteles, pastelerías y todo tipo de comercios. Vamos, que no es el típico pueblo en el que no hay de nada, sino más bien todo lo contrario. Es cierto que la mayor parte de los viajeros que pasan por allí van directamente a las Barrancas y no paran en el pueblo, pero en nuestra opinión es un error.

Nosotros recorrimos sus calles y tenemos que decir que salimos con muy buen sabor de boca. A continuación os mostramos todo lo que vimos.

Turismo en Burujón

Ayuntamiento

Nuestra primera parada en Burujón consistió en visitar su Ayuntamiento. Empezamos allí porque en la Plaza de España hay aparcamiento de sobra y terminamos también allí tomando algo, en concreto en la Cervecería El Palacio (muy recomendable). La casa consistorial data del año 1920, aunque con el cambio de siglo fue reformada y hoy en día tiene un aspecto espectacular.

Escudo de piedra de los Condes de Cifuentes

Según se mira a la fachada del Ayuntamiento, a mano izquierda podréis ver, en un edificio cercano, un enorme escudo de piedra. Pertenece a los Condes de Cifuentes, la familia que compró Burujón a Felipe IV en 1929.

Arquitectura popular

Aprovechad para moveros por las calles cercanas a la Plaza del Ayuntamiento. No esperéis el típico pueblo de casitas tradicionales (aunque también las hay), sino más bien una suerte de oda a la arquitectura rural acomodada del siglo XX. Claramente en Burujón han ido bien las cosas, pues muchas de las residencias que vimos en el pueblo más parecían palacios que viviendas unifamiliares. No vamos a negar que en algunos edificios predomina lo kitsch, pero a nosotros el pueblo nos pareció fascinante.

Pilar (antiguo abrevadero)

No muy lejos del ayuntamiento se encuentra el Pilar. Así es como se conoce al antiguo abrevadero de Burujón, construido en el siglo XVIII y actualmente protegido por una techumbre moderna. La presencia de este elemento en pleno centro urbano dice mucho de la actividad ganadera del pueblo.

Casa de la Cultura

En uno de los extremos del pue está la Casa de la Cultura, construida en el año 1995. Se encuentra junto a un paseo dedicado a Pedro Fuentes-Guío, uno de los ciudadanos más ilustres de Burujón. Fue cofundador del Círculo de Bellas Artes de Alicante y recibió más de 40 premios por sus aportaciones en el mundo de la cultura.

Fuente de piedra

De vuelta a la Plaza del Ayuntamiento, muy cerquita de la misma hay una bonita Fuente de Piedra. Data del año 1932, según una inscripción en la propia fuente.

Capilla de San Pantaleón

Quizá el edificio más bonito de Burujón sea su Capilla de San Pantaleón, un bonito templo construido en el siglo XVII. Es una de las construcciones más antiguas de la localidad.

Iglesia de San Pedro Apóstol

El otro gran edificio religioso de la urbe es la Iglesia de San Pedro Apóstol. Esta es mucho más reciente, ya que se terminó de construir en el año 1961. Tiene un estilo muy particular, siendo catalogada como vanguardista en la información turística de Burujón.

Barrancas de Bujurón

Por supuesto, no podemos terminar este artículo sin mencionar las míticas Barrancas de Burujón. Hablamos de uno de los enclaves naturales más espectaculares de la provincia de Toledo, en una zona en la que la erosión ha creado unos cortados arcillosos de vivos colores rojizos. Justifica por sí sola la visita a la zona, aunque no olvidéis pasaros antes o después para ver el propio pueblo de Burujón. Si habéis leído hasta aquí, habréis visto que realmente merece la pena.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *