Pelegrina, la fortaleza en el corazón del Barranco del Río Dulce

El Parque Natural del Barranco del Río Dulce esconde muchas sorpresas en su interior. Pudiera parecer que todo queda reservado a la belleza de su entorno, pero también hay sitio para pueblos maravillosos como Pelegrina. Esta coqueta localidad, ubicada justo en el centro del Parque Natural, ofrece por sí misma un montón de patrimonio histórico-artístico que la hacen digna de una visita. En este artículo os vamos a enseñar todo lo que podéis ver en ella.

La capital de El Hombre y la Tierra

Pelegrina es una localidad que sabe situar en el mapa todo aquel que haya nacido antes de 1980 y tenga un mínimo interés por la naturaleza. Y es que aquí es donde se hizo fuerte el legendario naturalista Félix Rodríguez de la Fuente, que utilizó tanto el pueblo como sus alrededores para grabar algunas de las tomas más espectaculares de su mítica serie El Hombre y la Tierra. Por si os interesa, os recordamos que tenemos un artículo gigante en el que hacemos un repaso a los principales programas de televisión de viajes en España.

Esa fama no se traduce en grandes cifras, puesto que a día de hoy Pelegrina no llega ni a los 20 habitantes. Es un representante más del terrible fenómeno de la España vaciada, pues la localidad se apaga poco a poco sin que ni siquiera el turismo sea capaz de hacerle remontar el vuelo.

Y todo esto es una pena, ya que se trata de un sitio fantástico y que atesora una gran historia. Hay restos de poblamiento en Pelegrina desde la Edad del Bronce, aunque vivió sus mejores años entre los siglos XII y XVIII. En esa época no solo fue residencia de verano de los obispos de Sigüenza, sino que además tuvo un castillo enorme del que todavía hoy perduran sus restos.

Tenéis que saber que Pelegrina es uno de esos sitios a los que no se puede acceder en coche. Tendréis que dejar vuestro vehículo en un aparcamiento que hay a unos 600 metros, bajando posteriormente una cuestecita por la ladera de la montaña. Puede que sea un poco incómodo, pero hace que el pueblo mantenga su esencia y que el paseo por sus calles sea aun más interesante.

Por cierto, Pelegrina es un auténtico cruce de caminos de itinerarios culturales. Por su término municipal pasan la Ruta de Don Quijote, el Camino del Cid y la Ruta de la Lana (el tramo del Camino de Santiago que une la Comunidad Valenciana con Burgos a través de Cuenca).

Turismo en Pelegrina

Castillo

Os vamos a enseñar una visita al pueblo de arriba a abajo, ya que eso nos permitirá empezar por su elemento más reconocible: el Castillo de Pelegrina. Fue mandado construir por los obispos seguntinos entre los siglos XII y XIII, sobre un cerro que les servía para dominar todo el valle del río Dulce. Pensad que en esa época se acababa de conseguir la conquista cristiana de la zona, por lo que este tipo de fortalezas estaban a la orden del día.

Su estado ruinoso se debe a dos conflictos diferentes, aunque no muy distantes cronológicamente. Por un lado, fue incendiado y destruido en el año 1710 por las tropas del Archiduque Carlos en el contexto de la Guerra de Sucesión. Por otro lado, en 1811, tras haber sido reconstruido, volvió a la ruina tras una serie de cruentas batallas entre las huestes de El Empecinado y los soldados napoleónicos. Tras la Guerra de Independencia no se recuperó su estado original, quedándose más o menos como se ve en la actualidad.

Arquitectura popular

Una vez visitéis el castillo, os recomendamos emprender un paseo cuesta abajo por las diferentes calles de Pelegrina. Así podréis disfrutar, en compañía de un montón de gatos, de sus innumerables rincones con encanto.

Pensad que Pelegrina está en la loma de un cerro, por lo que prácticamente todas sus calles son empinadas y en ellas se aprovecha hasta el último palmo de terreno.

Iglesia de la Santísima Trinidad

El principal edificio religioso de Pelegrina es la Iglesia de la Santísima Trinidad, un templo del siglo XII. Es una obra de arquitectura eminentemente románica, aunque en su interior encontraréis tanto un retablo como un artesonado del XVI. Es un ejemplo maravilloso de lo que puede ofrecer el románico rural en la provincia de Guadalajara.

Centro de Interpretación del Parque Natural del Barranco del Río Dulce

No muy lejos de la iglesia está el Centro de Interpretación del Parque Natural del Barranco del Río Dulce. Abre fundamentalmente fines de semana y festivos (de Guadalajara), ofreciendo en su interior una buena explicación sobre el entorno, proyecciones y un mirador. Por supuesto, su personal os asesorará sobre las diferentes rutas y actividades que se pueden realizar en la zona.

Fuentes

A lo largo del casco histórico de Pelegrina encontraréis diferentes fuentes de piedra. No es algo tan común en pueblos dispuestos a lo largo y ancho de un cerro, por lo que son uno de los orgullos de la localidad.

Mirador de Pelegrina

A los pies de la GU-1075 (la carretera comarcal por la que llegaréis al pueblo si venís por la A2) está el famoso Mirador de Pelegrina, un punto de observación privilegiado a uno de los espacios más bonitos del Parque Natural. Está dedicado a Félix Rodríguez de la Fuente y sus colaboradores, habiendo sido erigido por suscripción popular.

Hoz de Pelegrina

Precisamente, el mirador se asoma fundamentalmente a la Hoz de Pelegrina. Es una de las muchas rutas que se pueden realizar en el Parque Natural, aunque en nuestra opinión es la mejor y la que no debería faltar en ninguna visita a la zona. El recorrido sale desde la entrada del pueblo y no llega a los 4 kilómetros de distancia. ¡Os lo recomendamos a tope!

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *