La Senda Valmores, la mejor ruta de senderismo desde Nuevo Baztán

Si habéis ido a Nuevo Baztán y tenéis ganas de hacer senderismo por los alrededores, sin duda la Senda Valmores es una opción a considerar. No solo es la ruta más famosa, sino que además os permitirá conocer en profundidad el ecosistema más cercano al pueblo de Goyeneche. En este artículo os damos todas las claves para preparar este recorrido, el cual tiene una duración de 5,5 kilómetros y finiquitaréis en alrededor de 90 minutos.

Una ruta por los mejores páramos o alcarrias de la Comunidad de Madrid

La Alcarria Madrileña tiene un paisaje muy característico, con unos páramos cuyas apariencias engañan. De un primer vistazo podrían parecer ecosistemas sin interés, pero mirando en profundidad os daréis cuenta de su diversidad y su belleza.

Las huellas de la acción humana son más que visibles. En ocasiones como protagonistas de la transformación del paisaje, como por ejemplo con los olivares que sirven para elaborar los deliciosos y desconocidos aceites madrileños. Pero también como testigos de otros tiempos, ya que en las inmediaciones de Nuevo Baztán podréis ver restos de antiguos edificios industriales.

No vamos a engañar a nadie: esta ruta no es la más espectacular de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, nos parece estupenda para conocer una parte muy representativa de la misma, a la vez que sirve para completar un día fantástico recorriendo el pueblo de Nuevo Baztán.

Nuestra experiencia: siguiendo las huellas de viejas industrias textiles

Os vamos a contar ahora cómo fue nuestra experiencia haciendo la Senda Valmores, que empezó con lo más básico: el aparcamiento. Si ponéis su nombre en Google Maps os llevará hasta el panel informativo que da inicio al recorrido, pudiendo aparcar en las calles sin asfaltar de los alrededores (nunca en el parking de la Bodega Cuarto Lote, tal y como indican en un cartel).

Nuestra primera recomendación, incluso antes de hacer la propia ruta, es que evitéis los días calurosos. No hay agua en el camino y muchos tramos son sin sombra, por lo que se puede hacer un poco dura (e incluso peligrosa, si vais con perretes).

La verdad es que el inicio nos dejó bastante fríos. Por un lado, la señalización brillaba por su ausencia, por lo que tuvimos que tirar de wikiloc y el reloj con GPS. Por otro, el sendero comienza transitando entre cotos de caza, así que estuvimos escuchando disparos mucho más cerca de lo que nos hubiese gustado. Como es costumbre en este blog, aprovechamos para reivindicar el fin de la caza y de cualquier tipo de forma de ocio que implique maltrato de animales.

Aunque la cosa no empezó especialmente brillante, en seguida empezó a remontar. La señalización apareció como por arte de magia, el paisaje se hizo de lo más bonito y la cosa se empezó a animar. Y es que los páramos o alcarrias, pese a no ser especialmente espectaculares, dejan un tipo de paisaje calmado y por el que da gusto caminar.

El recorrido tiene algunos hitos que conviene no perderse. El primero es el Batán de Valdeñigo, que queda fuera de la ruta pero que se puede contemplar desde un mirador. El mismo permite divisar también la Ermita Valmores, aun más alejada. Tenemos que decir que la señalización a pie de campo no coincide con la del folleto que nos dieron en la Oficina de Turismo, pero tampoco fue algo especialmente complicado de gestionar.

Pasamos también junto a los Paredones de San Blas, una construcción que se utilizó para el tintado de paños y su almacenaje. Hoy en día apenas quedan algunos muros, pero su imagen tiene un punto romántico.

Durante la ruta tendréis varias ocasiones para recolectar moras silvestres. Si tenéis suerte y vais a finales del verano, estarán en su punto óptimo de maduración. No es un recorrido especialmente transitado, así que seguro que podéis coger unas cuantas.

En un momento dado hay que atravesar una carretera, la M-219. Tiene más tráfico del que pudiera parecer, así que hacedlo con cuidado. Aprovechamos para decir que nos cruzamos con varias bicis y motos de motocross durante nuestra caminata, así que id con mucho ojo.

No os perdáis los restos de la Fábrica de Gamuzas, el que fuera el primer edificio de toda la industria textil que había en la zona. Su existencia fue tirando a efímera (solo estuvo operativa 7 años a comienzos del siglo XVIII), por lo que únicamente veréis los muros.

El último tramo de la ruta es agridulce. La mala noticia es que implica realizar una subida realmente empinada, en la que la sombra brilla por su ausencia. Sin embargo, eso os permitirá llegar al Mirador El Balconcillo (también conocido como Mirador de la Encina), con unas vistas estupendas hacia la cercana localidad de Olmeda de las Fuentes.

Antes de que os deis cuenta, aparecerá ante vosotros el pueblo de Nuevo Baztán, con las características torres de la iglesia. No os vayáis de allí sin recorrerlo con todo lujo de detalles, porque es un sitio excepcional.

Tenemos que decir que la ruta en teoría dura tres horas y media, pero nosotros la hicimos en menos de la mitad. De hecho, para ser exactos, tardamos una hora y media: empezamos a las 10:30 y acabamos a las 12:00. Es cierto que el tiempo es mucho mayor si se cuenta con la visita a Nuevo Baztán, pero desde luego no es ninguna paliza.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: el punto de partida está claramente indicado con un enorme panel informativo, justo enfrente de la Bodega Cuarto Lote. Si ponéis en Google Maps “Senda Valmores” os llevará hasta allí, donde podréis aparcar en las calles cercanas.

📏 Distancia / desnivel: es una ruta de unos 5,5 kilómetros, con un desnivel no demasiado grande (la cota mínima es 723 metros y la máxima 839). Sin embargo, el final tiene una ascensión que se puede hacer durita si no sois de ir a hacer senderismo con frecuencia.

💪 Dificultad: es una ruta fácil, cómoda y con una señalización aceptable, pese a los errores que hemos descrito a lo largo del artículo. Llevad calzado cómodo, agua y paciencia: con esas tres cosas, la completaréis sin problemas.

⏲️ Duración: aunque en los folletos oficiales pone que dura tres horas y media, nosotros la hicimos en 90 minutos. Es cierto que la suma de la ruta y la visita al pueblo bien podría llegar a esa duración, pero no esperéis algo especialmente largo.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
1
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *