La Senda de la Cañada Real: descubre la ruta de los alcornoques de Cabañeros

Subir a un bonito puerto, disfrutar de un mirador, seguir los pasos de la Cañada Real Segoviana y acabar junto a uno de los alcornoques más bonitos del Parque Nacional de Cabañeros. Todo eso y mucho más es lo que ofrece la Senda de la Cañada Real, conocida también como la Ruta de los Alcornoques. Un pequeño recorrido de algo menos de una hora en el que podréis llenar la memoria de vuestra cámara (y de vuestro cerebro) de instantáneas imposibles de olvidar.

Siguiendo las huellas del pastoreo

La Senda de la Cañada Real está en el corazón del Parque Nacional de Cabañeros. No es una simple frase hecha, sino que realmente se encuentra en el centro de este espacio protegido. Por eso, pese a su escasa duración, permite conocer todo lo que puede dar un lugar como este.

El recorrido empieza en un aparcamiento situado en la CM-4017, a medio camino entre Horcajo de los Montes y Retuerta del Bullaque. Junto a él está también el comienzo de la Senda de la Viñuela, otra ruta de lo más interesante. De hecho, lo normal es hacer primero una y luego otra.

En el caso de la Senda de la Cañada Real, el primer tramo consiste en un estrecho y empinado ascenso hasta el Puerto del Espinazo del Can. Iréis sobre un camino pedregoso y rodeados de jarales.

En lo alto os espera un estupendo mirador, desde el cual se puede disfrutar de una de las mejores panorámicas del Parque Nacional de Cabañeros que podáis imaginar.

Una vez terminéis de deleitaros con el paisaje, básicamente hay que caminar unos 15 minutos por un pequeño tramo de la Cañada Real Segoviana. Es un excelente representante de las cañadas, cordeles, veredas y coladas que atraviesan la Península Ibérica, ya que tiene el correspondiente ancho de 90 varas castellanas (75 metros) que tenían que tener este tipo de lugares de paso. Hoy en día no está desbrozado al 100%, pero sigue siendo un paseo súper interesante.

Si este recorrido es conocido también como Ruta de los Alcornoques no es por casualidad, sino porque a ambos lados del camino disfrutaréis de excelentes ejemplares de este tipo de árboles.

De hecho, la ruta acaba junto al viejo alcornoque, uno de los grandes símbolos de Cabañeros. Merece la pena ir hasta allí solo por contemplar frente a frente este árbol singular.

Más allá de lo bonita que es esta ruta, pensamos que tiene muchísimo interés por poner en valor una actividad tan importante como la trashumancia. El desplazamiento del ganado entre regiones con climas diversos es una constante en la Península Ibérica desde hace miles de años, por lo que nunca está demás conocerla y tomar conciencia de lo duros que son la mayoría de los oficios tradicionales.

Ficha técnica: cómo llegar, distancia y otros datos

📍 Punto de inicio: esta pequeña ruta sale desde un aparcamiento situado en el kilómetro 81,5 de la CM-4017. No tiene pérdida, ya que es bastante grande y suele haber coches todo el día.

📏 Distancia / desnivel: ni siquiera son dos kilómetros de recorrido, incluyendo la subida al mirador, la bajada hasta el viejo alcornoque y deshacer el camino hasta volver al punto de inicio. Todo ello supone un desnivel de no más de 80 metros.

💪 Dificultad: como es corta el desnivel parece mayor, pero antes de daros cuenta la habréis completado sin problemas. Eso sí, ojito si venís de hacer la Senda de la Viñuela, ya que quizá os pesen las piernas más de la cuenta.

⏲️ Duración: con tres cuartos de hora es más que suficiente para hacer la ruta al completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.