La Iglesia de San Miguel Arcángel de Debno

El sur de Polonia está lleno de sorpresas de todo tipo. Sin ir más lejos, a pocos kilómetros de la populosa Zakopane se encuentra la coqueta Iglesia de San Miguel Arcángel, en la remota localidad de Debno. Este pequeño templo forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad, motivo por el cual nos acercamos a visitarlo. Sigue leyendo y te mostraremos lo que encontramos allí.

Tserkvas de madera, Patrimonio de la Humanidad compartido por Polonia y Ucrania

Empecemos por una pequeña toma de contacto con la Iglesia de San Miguel Arcángel y la realidad histórico-artística a la que pertenece. Esta pequeña iglesia gótica de madera data del siglo XV, es famosa a nivel internacional e incluso estuvo entre las nominadas a las Siete Maravillas de Polonia.

Está construida en madera, conservando su estructura original. Teniendo en cuenta que su decoración interior data del año 1500, está considerada la policromía en madera más antigua de toda Europa. ¡Se dice pronto!

La iglesia forma parte de las tserkvas de madera que en el año 2013 pasaron a engrosar la lista de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En concreto, entró como tserkvas de madera de la región de los Cárpatos en Polonia y Ucrania, en un conjunto de 16 iglesias con una peculiaridad compartida: están construidas con troncos horizontales de madera, son testimonio de la tradición del diseño eclesiástico y tienen referencias a la cosmogonía de sus comunidades.

Aunque nosotros visitamos esta iglesia por libre y de manera aislada, existen infinidad de rutas para visitar buena parte de ellas en varios días.

San Miguel Arcángel, diseño en madera

Llegamos a la Iglesia de San Miguel Arcángel a media tarde, tras una larga mañana en Zakopane. Si somos sinceros, no sabíamos gran cosa del templo antes de visitarlo, pero nos pillaba de camino y nos pareció una buena parada.

El edificio por fuera es una pasada, destaca muchísimo gracias a no tener edificios alrededor. Además, básicamente está rodeado de césped, por lo que es aun más bucólico.

Por dentro es increíble. Parece mentira que se pueda tallar la madera de ese modo, por no hablar del hecho de que sus pinturas hayan conseguido sobrevivir al paso de más de cinco siglos.

¿Qué podemos decir? Nos pareció espectacular, posiblemente una de las iglesias más bonitas que hayamos visitado nunca. No tiene nada que ver en cuanto a estilo, pero la sensación de fascinación fue similar a cuando visitamos la Iglesia de Borgund en Noruega.

Nos encontramos el lugar prácticamente vacío, lo cual hizo que la experiencia fuese aun mejor. La visita es totalmente gratuita, aunque piden donativos por todas partes.

En resumen: se trata de una visita obligada si estáis por el sur de Polonia.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.