Goblin Valley State Park, un trocito de Marte en medio de Utah

Vamos a enseñaros Goblin Valley State Park, uno de los espacios naturales más impresionantes de Utah. Está en el desierto de San Rafael, a unos 6 kilómetros de la carretera 24. En él podréis pasear entre cientos de hoodoos, unas formaciones geológicas que también son conocidas como chimeneas de hadas.

Un lugar que solo se puede explicar con magia

Goblin Valley es un lugar mágico. Protegido desde el año 1964 y con algo más de 250.000 visitantes al año, se trata de un Parque Estatal chiquitito pero que a la vez os mostrará paisajes inolvidables. Con un par de horas tendréis tiempo más que suficiente para pasear entre sus espacios más reconocibles.

A nivel geológico, su principal elemento son los hoodoos. Este tipo de chimeneas con forma de hongo se forman por la erosión de sus areniscas rojas, siendo las partes altas algo más resistentes que las inferiores. Son unas columnas que despiertan la imaginación, a veces para bien pero en ocasiones para mal. De hecho, en Goblin Valley son habituales los encuentros para hacer brujería y rituales extraños.

Aunque viva rodeado de Parques Nacionales y el Goblin Valley tenga una categoría teóricamente inferior, os aseguramos que su visita merece muchísimo la pena.

Cómo visitar Goblin Valley: cómo llegar, horarios, tarifas…

El Goblin Valley State Park está a medio camino entre Capitol Reef National Park y la ciudad de Moab, que a su vez sirve como punto de partida para ir a Arches National Park y Canyonlands National Park. Es lugar de paso obligado, así que bien haríais en desviaros.

La entrada tiene un coste coste de 20$ entre semana y de 25$ los fines de semana. El Annual Pass no es válido, ya que no se trata de un Parque Nacional sino de un Parque Estatal.

Qué ver en Goblin Valley

Justo en el extremo norte del Parque Estatal está la garita en la que se paga la entrada (20$ por vehículo), en la cual a su vez están los rangers y una pequeña tiendecita. Si seguís adelante, la carretera se bifurcará en dos: a la derecha está la zona de acampada y a la izquierda continua la ruta hacia los principales atractivos turísticos del Goblin Valley.

Three Sisters

Lo primero que visitamos fueron las Three Sisters, una formación a la que llegaréis tras caminar unos 300 metros. Entre ir hasta ellas, bordearlas y volver al aparcamiento se os irán 15 minutos.

Las Three Sisters en origen eran cuatro, pero una de las columnas se vino abajo (podéis contemplar los restos allí mismo). Son una de las imágenes más emblemáticas de Goblin Valley, gracias también a que no están rodeadas de absolutamente nada.

Observation Point

Si seguís avanzando por la carretera llegaréis hasta el Observation Point, el mirador principal del Goblin Valley. Desde él podréis contemplar a simple vista cientos de hoodoos, además de aprender un montón sobre ellos gracias a varios paneles informativos. Allí también hay baños y mesas de picnic, dicho sea de paso.

La zona fue excavada por mineros durante los años 50 del siglo XX, pues al parecer en el Goblin Valley hay ciertas cantidades de uranio (un material muy en auge durante ese periodo de proliferación nuclear). Sin embargo, parece que la cosa no fue a más y que los trabajos se abandonaron rápidamente.

Valley of the Goblins

Desde el Observation Point sale un pequeño caminito que os permitirá pasear por el Valley of the Goblins, una zona dividida en tres valles diferentes y que os hará caminar junto a estas chimeneas de hadas.

La experiencia no podría ser mejor. En pocos sitios nos hemos sentido tan fuera de este planeta como en el Goblin Valley State Park. Eso sí, id con cuidado y no toquéis las piedras, ya que son muy frágiles y se deterioran con facilidad.

Flora y fauna, también de otro planeta

A nivel de biodiversidad, el Goblin Valley es una auténtica maravilla. Siempre con la limitación propia de su clima, que es tirando a seco, ofrece la posibilidad de ver especies autóctonas como el té verde mormón o diferentes tipos de cactus. También podréis encontraros con liebres de cola negra, escorpiones o incluso antílopes. Tened en cuenta que el amanecer y el atardecer son los momentos en los que más probabilidades tenéis de ver animales salvajes.

Uno de los cielos más oscuros del planeta

Por último, os gustará saber que el Goblin Valley tiene uno de los cielos más oscuros del planeta. Está prácticamente libre de cualquier polución lumínica, por lo que tiene la certificación de Dark Sky Park. En el centro de recepción de visitantes podéis informaros por las visitas que hacen para observar las estrellas, una actividad que os permitirá disfrutar incluso de la Vía Láctea a simple vista.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *