El Monasterio de San Benito de Bages, donde lo medieval y lo moderno se dan la mano

El Monasterio de San Benito de Bages (Món Sant Benet) es una de esas visitas imprescindibles si estáis de viaje por la Comarca de El Bages. Se trata de un conjunto monástico con más de mil años de antigüedad, cuya restauración en el siglo XII le ha posicionado como uno de los espacios turísticos más interesantes de toda Catalunya. En este post os contamos su historia y todo lo que podéis esperar en su visita.

Un milenio de Historia… y de abandono

Hablar del Monasterio de Sant Benet es hacerlo de un espacio que se empezó a construir allá por el año 950. ¡Se dice pronto! Aunque se concibió para el uso particular de una familia poderosa de la zona, adquirió más fama de la esperada tras albergar desde el año 965 las reliquias del mismísimo San Valentín.

Muchos sucesos se podrían contar de sus primeros siglos: el ataque de las tropas musulmanas en el año 1125, una época de bonanza en el siglo XIV que fue interrumpida súbitamente tras una epidemia de peste negra en 1348, la dependencia del Monasterio de Montserrat desde finales del siglo XVI…

Sin embargo, el siglo XIX fue nefasto para San Benito de Bages. Tras la desamortización de 1835, el edificio fue abandonado y su estado pasó a ser tirando a ruinoso. Ni siquiera el hecho de que personajes clave de la renaixença se fijaran en él consiguió salvarlo. Durante buena parte del siglo XX perteneció al pintor Ramón Casas y sus herederos, que realizaron diversos conatos de restauración y reforma. Sin embargo, todo cambió en el siglo XXI.

La propiedad pasó a manos bancarias (primero Caixa Manresa, después CatalunyaCaixa y Catalunya Banc). Se puso en marcha un ambicioso proceso de conservación, restauración y puesta en valor, el cual cristalizó en el año 2007 con una inauguración celebrada por todo lo alto.

Cultura, turismo y ocio al servicio de San Benito

Desde entonces, Món Sant Benet es uno de los espacios culturales, turísticos y de ocio más emblemáticos de la comarca de El Bages y de Catalunya. Varios espacios se han instalado en el monasterio y en sus inmediaciones:

  • Monasterio: se pueden realizar visitas guiadas a su interior. El precio no es el más amable (14€ por persona), pero han preparado dos itinerarios interesantísimos: uno centrado en las estancias medievales y otro en las áreas modernas en las que Ramón Casas hacía vida.
  • Fundació Alicia: un centro de investigación gastronómica en el cual se realizan actividades y visitas guiadas durante todo el año.
  • Hotel y Centro de Congresos.
  • Tres restaurantes (uno con Estrella Michelín, L’Ó, del chef Ivan Margalef).

Vayáis a hacer las visitas guiadas o no, merece la pena que os acerquéis hasta aquí. La zona es súper bonita, los edificios son una pasada y en los alrededores tenéis un montón de propuestas (incluyendo el famoso Camí de Sant Benet) para hacer senderismo.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *