Dag Shang Kagyu, el templo budista de los Pirineos

Dag Shang Kagyu es el ejemplo más claro de la infinita variedad que tienen los Pirineos de Aragón. ¿Acaso alguien esperaba encontrar un templo budista en medio de las montañas de Huesca? En este artículo os contamos cómo surgió un lugar tan increíble y qué podéis esperar de una visita al mismo.

¿Qué hace un templo budista en medio de los Pirineos?

Ubicado en el pequeño pueblo de Panillo (a diez minutos en coche de Graus), Dag Shang Kagyu es un templo budista perteneciente a la rama tibetana. Fue fundado en el año 1984 por el lama Kalu Rinpoche, uno de los monjes tibetanos que más impartieron doctrina en occidente en el siglo XX. Estando de visita por la zona, sintió que ese era el lugar propicio para erigir un templo bajo el paraguas de su linaje, por lo que adquirió los terrenos y se puso manos a la obra.

Lo que en su momento era una masía en ruinas pasó a ser un albergue, en el cual es posible alojarse para realizar retiros espirituales. Además, se construyeron estructuras propias de un templo budista, como una estupa de 17 metros de altura, una shedra (escuela) y un molino de oraciones. Por supuesto, por doquier se han instalado esculturas, se han realizado pinturas murales y se han colgado banderas de oración.

Actualmente viven en el templo casi una decena de lamas occidentales y tibetano-butaneses. También hay personal de apoyo (tanto fijo como voluntario).

Visitar Dag Shang Kagyu: qué ver y hacer en el templo budista de Panillo

La verdad, cuando nos enteramos de que había un templo budista en los Pirineos de Aragón no pudimos resistirnos y fuimos a visitarlo. Llegamos con nuestra furgoneta a media tarde, aparcamos y nos dispusimos a recorrerlo.

Aunque por todas partes hay carteles diciendo que no se puede visitar con perro, le preguntamos a un lama y nos dijo que no había ningún problema. De hecho, vimos que ponen cuencos con agua por todo el recinto, así que hay que decir que es un sitio dog friendly.

Más que un templo budista, se trata de un museo viviente sobre esta religión y doctrina filosófica. De hecho, por todas partes veréis paneles informativos explicando aspectos concretos, como por ejemplo qué es un molino de oraciones y cómo hay que utilizarlo.

Nosotros nos lo pasamos en grande. La atmósfera que se respira es increíble, el sitio no se parece a nada que hayamos visitado previamente en España y además aprendimos muchísimo sobre el budismo. Todo es súper colorido y muy fotografiable, así que id con la memoria de la cámara bien vacía ya que os llevaréis un buen puñado de instantáneas para vuestro instagram.

También hay una tienda, en la cual se pueden comprar piezas de artesanía traídas directamente desde el Tibet. Incluso hay una caseta de helados, aunque no esperéis nada fuera de lo común.

Por cierto, por muy pintoresco que sea el sitio, no hay que olvidar que se trata de un templo budista. Hay que comportarse con educación y respeto, intentando no hacer ruidos y atendiendo a todas las indicaciones de los lamas.

Información práctica: horarios, tarifas, visitas guiadas…

Aquí os dejamos toda la información práctica para que preparéis vuestra visita:

  • Dirección: Calle Única, Panillo (22430)
  • Horario:
    • Lunes, martes, jueves y viernes: de 11:00 a 14:00 y de 16:30 a 18:30.
    • Sábados y domingos: de 11:00 a 14:00 y de 18:30 a 20:00.
    • Miércoles: cerrado.
  • Tarifas: el acceso al templo es gratuito.
  • Visitas guiadas: se realizan los fines de semana a las 11:30 y a las 13:00. Tienen una duración de una hora y un coste de 3€ por persona.
  • Rituales: si quieres verlos puedes contactar previamente con ellos, pero ya te adelantamos que son a las 7:00 o a las 18:30.
  • Teléfono: 974 34 70 09.
  • Email: reservas@dskpanillo.org.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.