Callejeros Viajeros, el programa de televisión que mostraba la otra cara de los viajes

Llegó el turno de hablar de Callejeros Viajeros, una auténtica leyenda entre los programas de viaje en la televisión de España. Sus más de 200 capítulos, cinco años en emisión y momentos con hasta el 18% de audiencia son datos que dicen mucho en favor del show, pero por encima de todo destaca su enfoque irreverente y alejado de lo que suelen ser los programas de viaje.

Un programa de viajes sin filtro

Callejeros Viajeros viene a ser algo así como la versión internacional de Callejeros, un programa de tele-realidad en el que un reportero y su cámara acudían a lugares cotidianos en busca de salseo. Controles de policía, accesos a discotecas o paradas de metro dejaron en la cultura popular a grandísimos personajes, como Ramón de Pitis o Chuky de Cieza.

Ese espíritu fue llevado a un programa de viajes. Es decir, el planteamiento no era hacer los típicos reportajes en los que se muestran monumentos, hoteles y restaurantes, sino arañar un poquito la superficie e ir en busca de esa verdad que los organismos públicos de turismo nunca quieren mostrar.

Para que nos entendamos. ¿Nunca habéis tenido la sensación de estar paseando por el centro de una ciudad y que os recuerde a un escenario de cine? Típico en lo que todo es bonito, pero que se puede palpar un ambiente bastante más sórdido si os alejáis un par de calles. En esa atmósfera raruna es en la que se mueven como peces en el agua los reporteros de Callejeros Viajeros.

Ante los ojos de los espectadores de Callejeros Viajeros han pasado momentos inenarrables, como cuando fueron a México y entrevistaron a un chico en un callejón, que narraba cómo esnifar pegamento líquido de un bote le ponía “bien chido”. Por supuesto, no solo se centraban en la escoria humana, sino que también mostraban lo guay de cada destino. Por ejemplo, se centraban mucho en las playas, pero siempre mostrando al clásico señor que va con un tupper de sandía cortada en cachos gordos.

Dar la vuelta al mundo varias veces a través de los lugares más inverosímiles

La variedad de destinos mostrados en callejeros viajeros no tiene rival. Tras una primera temporada a modo de piloto, con escasos once episodios y cifras de audiencia de escándalo, se sucedieron cuatro temporadas más: una de 24 episodios, otra de 42, otra de 45… ¡y otra de 83!

Al principio visitaban ciudades concretas: Las Vegas (récord de audiencia absoluto del programa), Tokio, Estambul, Vancouver, Sídney… También dedicaron programas a áreas un poco más amplias, como la Costa Dálmata, Laponia o Transilvania.

Sin embargo, todo cambió con un par de especiales: uno con viajeros conocidos y otro con animales viajeros. Ahí debieron darse cuenta de dónde estaba el mojo y empezaron a hacer enfoques mucho más específicos: Playas de Florida, viajes de lujo, un especial de cuatro capítulos sobre la primavera en Nueva York… Incluso hicieron seguimiento de algunos eventos, como cuando la Selección Española de fútbol estuvo en Polonia y Ucrania con motivo de la Eurocopa de 2012. Tuvieron también una temporada con varios capítulos dedicados a bodas por el mundo (como matrimonios vikingos en Islandia, por ejemplo).

El rey de los refritos

Aunque el programa dejó de emitirse en septiembre de 2013, a día de hoy sigue siendo protagonista habitual de las mañanas de los fines de semana y de las madrugadas de todo el universo Mediaset. Se emitió originalmente en cuatro, pero se le ha visto también en Energy, en Divinity, en Be Mad…

Se trata de todo un programa de culto, el cual nunca falla en las audiencias. Puede que nunca vuelva al primer time, pero cuenta con una legión de fieles y no es raro encontrarse a gente en redes sociales comentando lo más destacado del episodio que están emitiendo ese día (por decimoquinta vez).

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *